Monterrey


El poder del voto latino en EU, ¿será decisivo este 2016?

OPINIÓN. El no tomar acciones positivas internas y externas para cortejar el voto hispano puede conducir a la alienación catastrófica tanto de republicanos como demócratas y su futuro en la política estadounidense; tal como amenazan algunos analistas.
Javier Amieva /  Desde Texas
11 enero 2016 13:13 Última actualización 11 enero 2016 13:13
Barack Obama, presidente de EU

Barack Obama, presidente de EU. (Bloomberg)

El poder del voto latino en Amırica, àSerÔ decisivo este 2016?
Un avance rápido hasta el siglo XXI sin definir la estrategia del debate sobre política migratoria ha dejado a los Estados Unidos (EU) de América dividida a lo largo de líneas raciales, étnicas y actitudes, quizás nunca antes vista en este país. Hoy, los partidos se enfrentan a una decisión cada vez más aguda de si deben o no apoyar en forma absoluta una Reforma Migratoria Integral.

¿Qué definirá el futuro presidente de EU y el nuevo peso político de América? ¡El voto hispano! Una mala decisión en última instancia podría conducir a una reacción de mucha tensión entre sus partidarios, la de obstaculizar los esfuerzos para proporcionar un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados que viven en EU y más tensiones internacionales.

Los partidos deben tomar en cuenta que el crecimiento del electorado hispano será un factor importante en un número creciente de políticos apoyados por hispanos en todo el país en las elecciones de 2016 y más allá.

Podríamos hablar de un “Bono Demográfico Hispano, con derechos de voto” este 2016 estados como California, Nuevo México, Texas, Florida, Virginia, Carolina del Norte, Colorado, Nueva York, Nueva Jersey y Nevada, ya tendrán un voto hispano importante y decisivo y son estados clave para el formato electoral que opera en los EU. Este voto determinará el futuro de las elecciones y de los partidos políticos este siglo, no me cabe duda.

El electorado hispano representa votos indecisos en unos 14 estados y puede aumentar a 16 en la elección presidencial de este año.

El 2013, un informe estadounidense sobre la marcha del crecimiento del electorado hispano en estados clave concluyó que “dado el rápido crecimiento de la población hispana, su influencia política será mayor en las elecciones del 2016”, agrega que, “en los próximos cuatro años los votantes hispanos en todo el país se prevé que aumentará en cuatro millones, un aumento de un 17 por ciento”.

Así que, cómo manejen los partidos el tema de la reforma migratoria integral tendrá un grave impacto en el comportamiento de voto hispano en las elecciones presidenciales de este 2016 y subsecuentes.

La historia nos recuerda que la movilización de los votos hispanos y su respuesta a las políticas anti-inmigrantes pueden ser perjudiciales para un partido político.

Ambos partidos políticos deben ser cautelosos y reflexionar sobre la Proposición 187, una política anti-inmigrante, que declaró ilegal la acción afirmativa y los programas bilingües en la década de 1990 y su efecto a largo plazo sobre el Partido Republicano que patrocinó esta legislación. En un momento el electoral hispano era sólo el 10 por ciento de la población del estado, esta política anti-inmigrante comenzó a movilizar a la comunidad hispana de California, y en 2012 un 70 por ciento de los hispanos se identificó con el Partido Demócrata.

Los hispanos no sólo comenzaron a tomar parte en el proceso electoral, si no que votaron mayoritariamente demócrata; esta política anti-inmigrante en California, imprimió un nuevo vector al voto hispano.
Sean cuales sean los debates o pudieran ser, ningún partido político puede permitirse este 2016 el lujo de ignorar el voto hispano.

La reforma migratoria es una herramienta clave para lograr un mayor activo político en EU y el futuro de la presidencia de este país. Tiene que haber una solución razonable a la cuestión de los derechos civiles de la --- reforma migratoria este siglo 21 y los republicanos insisten en postergarla y ganar votos al mismo tiempo que rencores.

El no tomar acciones positivas internas y externas para cortejar el voto hispano puede conducir a la alienación catastrófica de ambos partidos políticos y su futuro en la política estadounidense; tal como amenazan algunos políticos, que de no ser selectos como candidatos oficiales: el participar como independientes, lo que resquebrajaría aún más el equilibrio político de EU y a final de cuentas dará más poder con ello, a lo que más temen los Republicanos, a perder nuevamente la presidencia del país.

Mientras que hoy el voto hispano podría representar un 11 por ciento, en 8 años representará entre un 16 y un 23 por ciento de los votantes calificados, es sólo cuestión de edad y de conquistar el voto hispano. Esta vez mi estimado lector, con todo respeto, ni mi opinión ni la de usted cuentan, son matemáticas puras!