Monterrey

El pedazo de pastel que todos quieren

OPINIÓN. Las utilidades no deben ser las únicas conductoras de la pauta del negocio; también merecen su lugar nuevas medidas de generación de patrimonio para los socios y nuestros empleados.
COLUMNISTA 
INVITADO

CARLOS
ROUSSEAU
24 mayo 2016 10:21 Última actualización 24 mayo 2016 10:23
Carlos Rousseau

Carlos Rousseau

En conversación con un amigo, administrador de un importante fondo de capital privado, surgió la reflexión acerca de la naturaleza de su negocio, en particular la cadena de inversión que significan sus proyectos y la intención de los actores que participan en ellos.

Sin duda, el flujo de capital para estos fondos es muy generoso.
Proviene en su mayoría de los Afores y grupos institucionales que persiguen una mayor rentabilidad en sus inversiones sin elevar tanto el nivel de riesgo. Esto les permite balancear de manera óptima sus portafolios.

Mi amigo me comentaba sobre su apuesta por generar valor a plazos de siete a diez años, invirtiendo solo en proyectos que logren una rentabilidad superior al retorno de capital preferente (preferred return) que buscan sus socios. Su objetivo con esto es hacerse acreedor a premios (promotes) o, en otras palabras, acceder a un pedazo del pastel.

Y aunque la tasa interna de retorno de inversión (TIR) es la métrica más empleada para calcular la utilidad en estos instrumentos, es el retorno sobre capital (ROE) el que indica de forma más directa el monto por recoger al fin de una inversión. En ese sentido, cabe preguntarse qué valor tendría una TIR del 30 por ciento si solo regresa una pequeña parte en proporción al total.

La adopción de este pensamiento capitalista por parte de los fondos, me lleva a pensar en lo conveniente de su aplicación en nuestras empresas. Generar resultados no debe ser solo una idea de corto sino de mediano y largo plazo. Las utilidades no deben ser las únicas conductoras de la pauta del negocio; también merecen su lugar nuevas medidas de generación de patrimonio para los socios y nuestros empleados. Para esto habrá que ser pacientes.

Una máxima de los bienes raíces es que, aun sin realizarse todas las inversiones en el periodo planeado, el capital tiende a crecer con el tiempo; existe un valor en los activos que aumenta por inercia.

En fin, generemos más conciencia en ese sentido.

Estructura típica de distribución en fondos de inversión:

* El autor es socio fundador y CEO de Orange Investments.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.