Monterrey

El Índice de Información Presupuestal Estatal que elabora el IMCO

Opinión. El Presupuesto NO se ha reducido y sigue creciendo, a pesar de las promesas de eliminar los famosos “Moches” en las adquisiciones y en la Obra Pública, los cuales se decía que podían reducir el gasto hasta en 6 mil millones de pesos.
COMENTARIO ECONÓMICO

MARCO A. PÉREZ VALTIER
mperezv@perezgongora.com
16 noviembre 2016 10:11 Última actualización 16 noviembre 2016 10:13
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

Este Instituto (Instituto Mexicano para la CompetitividadIMCO-), a partir del año 2008, viene monitoreando la Transparencia y la Suficiencia de la información que proporcionan los 32 estados de la República en materia de gasto público, para conocer 1) Cómo se
utilizan los recursos públicos, 2) Quiénes los gastan y 3) Qué objetivos se pretenden alcanzar, utilizando para esto una batería de 100 indicadores que miden 10 aspectos fundamentales.

El Índice en cuestión mide la calidad de la información presupuestal
de los Estados, así como el cumplimiento de las obligaciones en materia de contabilidad gubernamental.

También califica a los estados si éstos informan oportunamente sobre la reasignación de recursos, así como el destino de los ingresos excedentes, el registro de la deuda pública, de los recursos federales, los tabuladores y las plazas laborales, y el avance en la armonización contable, entre otros aspectos.

Para este año 2016, ya habíamos comentado que el Estado de Nuevo
León
fue uno de los siete estados de la República que obtuvieron calificación Reprobatoria por la insuficiencia y la opacidad de la información presupuestal contenida en su portal de Internet.

Con una calificación global de solo 58, sobre base 100, nuestro Estado
se ubicó en el lugar 27 de las 32 entidades en cuanto al cumplimiento
de las medidas de transparencia en la materia, sólo por encima de QuerétaroZacatecas, Ciudad de MéxicoMichoacán y Quintana Roo. La presentación confusa y escasa de la información presupuestal son las principales críticas del organismo hacia el gobierno estatal.

Cabe señalar que Nuevo León incluso retrocedió 3 puntos con relación
al resultado del año anterior, con datos del ejercicio 2015, siendo con ello una de las pocas entidades que retrocedieron en este tema de la
Transparencia Presupuestal.

El aspecto donde Nuevo León mostró su peor calificación, fue en el tema de las Plazas laborales y los Tabuladores, donde sólo obtuvo una calificación de 22 puntos de 100 posibles. Es de señalar que este tema es el Talón de Aquiles a nivel nacional, ya que el promedio general fue de solo 56 puntos, siendo el único punto con calificación
reprobatoria a nivel nacional.

Si tomamos en consideración que el nuevo Gobierno del Estado tomó posesión a principios de octubre de 2015, y que el Presupuesto para 2016 se debe presentar al Congreso local a más tardar el 20 de noviembre del año anterior, es razonable pensar que el nuevo equipo estatal tuvo muy poco tiempo para modificar y mejorar el proyecto de presupuesto 2016 elaborado por la autoridad saliente, y que se le puede dar el beneficio de no haber tenido tiempo para mejorarlo, por lo que el presupuesto 2017 será la prueba de fuego para las nuevas
autoridades.

Es decir, los resultados que arroje este Índice para 2017, serán cien por
ciento atribuibles al nuevo gobierno, por lo que veremos y diremos.

Lo que es cierto, es que el Presupuesto NO se ha reducido y que sigue
creciendo, a pesar de las promesas de eliminar los famosos “Moches” en las adquisiciones y en la Obra Pública, los cuales se decía que podían reducir el gasto hasta en 6 mil millones de pesos, así como el cacareado y prometido recorte al gasto en servicios personales, el cual sigue creciendo a pesar de las promesas.

A la fecha, tampoco se ha eliminado Fideicomiso alguno, y siguen
operando todos los “heredados” de la administración anterior, y es sabido que por esta vía se materializa mucha de la discrecionalidad y de la opacidad en el gasto.

Finalmente, habrá que separar el efecto de la contracción en el Presupuesto Federal, que se ubica principalmente en las Transferencias Federales vía Convenios y en los recursos asignados
al Ramo 23, de Provisiones Salariales y Económicas, de los verdaderos “Ahorros” atribuibles a recortes Estatales, si es que los hubiera.

* El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.