Monterrey

El efecto de la gasolina sobre la inflación

Opinión. Es importante mencionar que la liberación del precio de las gasolinas se dará por zonas, ya que se pretende proteger a los consumidores de áreas en donde la infraestructura y acceso a los hidrocarburos es evidentemente menor a otras.
ENTORNO MACROECONÓMICO

GABRIELA SILLER
​gsiller@bancobase.com
22 diciembre 2016 12:7 Última actualización 22 diciembre 2016 12:8
Gabriela Siller

Gabriela Siller

A partir de 2017 se espera que los precios de las gasolinas sean liberados en México, como parte de las leyes aprobadas dentro de la Reforma Energética, las cuales no solo permiten que empresas particulares puedan explorar y explotar los recursos petroleoquímicos del país, sino que también se estipula la liberación de los precios de las gasolinas y la entrada de competencia de otras compañías de distribución en México, las cuales podrán ofrecer servicios de gasolineras. Por lo cual, dada la expectativa de que el peso mexicano cotice en 22 pesos por dólar y que el precio del petróleo se ubique en 60 dólares por barril implicaría que el precio de la gasolina cotizara entre 17.1189 y 18.2703 pesos por litro lo cual equivale a un incremento de entre 20.45por ciento y 30.68 por ciento.

Hasta ahora, poca información oficial se conoce sobre el proceso y la
metodología que se seguirá para fijar el precio de las gasolinas. La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) dio a conocer en un comunicado emitido el 8 de diciembre su opinión y recomendaciones para el cronograma de flexibilización de precios.

Asimismo, la Cofece menciona que a diferencia del esquema anterior de precios, en donde Pemex tomaba las decisiones, el nuevo sistema reflejará no solo el precio del combustible en el mercado internacional, sino que también reflejará los costos de trasportación, almacenamiento y distribución, así como la escasez o disponibilidad. Es importante mencionar que en el precio final de la gasolina también verá reflejado el nivel de impuestos, en particular el IEPS y el IVA.

Es importante mencionar que la liberación del precio de las gasolinas
se dará por zonas, ya que se pretende proteger a los consumidores de áreas en donde la infraestructura y acceso a los hidrocarburos es evidentemente menor a otras. El órgano de Gobierno de la Comisión Reguladora de Energía tiene hasta el 31 de diciembre para dar a conocer el cronograma de liberación del precio de las gasolinas. Para calcular el precio de la gasolina una vez liberado en la región norte del
país, se utilizó la estructura de costos propuesta por la Administración de Información Energética (EIA) de Estados Unidos, debido a que se desconocen los costos y las ganancias de refinerías, así como los costos de distribución. En la estimación se supone que los costos de México son iguales a los costos en Estados Unidos y que éstos permanecen constantes. Asimismo, los precios máximos y mínimos
de gasolina para las diferentes regiones en Estados Unidos el día 12
de diciembre fueron tomados como referencia para el cálculo de costos,
ya que la diferencia en los costos de transportación y almacenamiento
ocasiona que el precio de la gasolina cambie dependiendo de la región. Al igual que en Estados Unidos, se espera que una vez liberalizado el precio de las gasolinas en México se observen también diferentes precios. Es importante mencionar que ante la liberación del precio de las gasolinas en México, se verá afectada de manera directa la inflación del país. De acuerdo con Banco de México, durante 2017 la inflación de México se ubicará por encima de su objetivo del 3 por ciento derivado, entre otras cosas, de la liberación gradual de los precios de la gasolina. No obstante, espera que este efecto sea transitorio y que a finales del 2018 la inflación retome su tendencia hacia el objetivo. Cabe destacar que los precios de las gasolinas de alto y bajo octanaje tienen una ponderación de 4.2 por ciento al interior del INPC, que es empleado para medir la inflación. De ese 4.2 por ciento, el 87.75 por ciento corresponde al precio de la gasolina de bajo octanaje, por la mayor
proporción en el consumo de ese combustible. Por lo cual como consecuencia a un incremento de entre 20.45 por ciento y 30.68 por ciento en el precio de la gasolina, la inflación general incrementaría entre 0.94 por ciento y 1.28 por ciento.

* La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey. 

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.