Monterrey

El Día del Trabajo y la Responsabilidad Social

OPINIÓN. Considero que en estos “primeros de mayo”, más que hablar solamente del trabajo, es necesario invocar a la responsabilidad social de las empresas, recordar a la sociedad en general y al sector productivo en particular, que tienen que cumplir su responsabilidad social con su personal.
ECOLOGÍA SOCIAL
Antonio Tamayo Neyra
anttamayon@gmail.com
05 mayo 2017 8:45 Última actualización 05 mayo 2017 8:45
Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

La celebración del Día del Trabajo se ha reducido lamentablemente a un día de descanso, y la realización de protestas que de manera efímera se presentan para pasar al siguiente día como si nada hubiera pasado.

Como bien mencionaba en estas mismas páginas el pasado día 2 en su columna el profesor Eduardo Carbajal, el trabajo es un factor clave en el aspecto económico, y requiere ser evaluado y reevaluado en su aspecto monetario para compensar adecuadamente a quien lo realiza.

Pero viendo esto desde una perspectiva histórica y social, vale recordar que los sindicatos de trabajadores surgieron en el siglo XIX, precisamente por lo bajo de las retribuciones al entonces naciente proletariado, una nueva clase social, siendo un término que naciera en esa misma época a quien Carlos Marx convocaba a unirse para defenderse de los ya llamados entonces capitalistas.

Es lamentable que ahora en el ya siglo XXI, se sigan usando las mismas consignas que utilizaban en ese entonces los primeros sindicatos formados.

Es en este contexto cuando aparece el concepto de Responsabilidad Social, concepto que si bien se puede decir que ya existía desde el momento en que surge la Revolución Industrial en el siglo XVIII, nunca fue considerado, es más, era algo que no existía. La historia oficial habla de un tipo de empresarios llamados “Utopistas”, nótese la dimensión que se le da a este tipo de personas; uno de estos utopistas más conocidos fue Robert Owen y el otro Charles Fourier.

Tal vez sus conceptos de organización social y laboral si fueran utópicos, pero tampoco hubo alguna intención de nadie más de desarrollar y evolucionar sus modelos; estos se quedaron ahí en un momento del pasado, y se privilegió el modelo que sigue imperando. Que ahora es conocido como el neoliberalismo, donde todo se convierte en mercancía y el trabajo humano es una más.

Por lo anterior, considero que en estos “primeros de mayo”, más que hablar solamente del trabajo, es necesario invocar a la responsabilidad social de las empresas, recordar a la sociedad en general y al sector productivo en particular, que tienen que cumplir su responsabilidad social con su personal.

Es conocido que lamentablemente hay organizaciones que utilizan la responsabilidad social como estrategia de mercadotecnia, y que incluso algunas ni siquiera permiten la existencia de sindicatos dentro de ellas; lo que implica entonces una deformación total y completa del término.

Antes de pensar en sus clientes, en términos de responsabilidad social la empresa debe de pensar el que pienso es su principal grupo de interés, su personal, lo demás como dije antes es solamente mercadotecnia.

El día del trabajo es invocar a las responsabilidades social y económica que tienen las empresas con su personal, ya que es ese personal quien le da vida y desarrollo a las organizaciones.

Si seguimos con el paradigma actual que viene del siglo XIX, este siglo XXI seguirá repitiendo el mismo modelo sin haber realmente un avance social dentro de las empresas.

Seguiremos platicando …

Blog:http://ecologiasocial.com.mx/

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.