Monterrey

El desempeño del precio del petróleo en el año

OPINIÓN. A pesar de que el petróleo finalizará el año con ganancias, durante la primera mitad del 2017 el precio de este hidrocarburo estuvo presionado a la baja ante el escepticismo sobre los esfuerzos de la OPEP y sus aliados para estabilizar el precio del crudo.
ENTORNO MACRO-ECONÓMICO
Gabriela Siller
gsiller@bancobase.com
07 diciembre 2017 10:26 Última actualización 07 diciembre 2017 10:26
Gabriela Siller, economista.

Gabriela Siller, economista.

Durante el 2017 el precio de las principales mezclas de crudo continuó fluctuando entre pérdidas y ganancias, debido a la publicación de indicadores económicos y noticias que causaron que las expectativas sobre los fundamentales de oferta y demanda fueran afectadas.

No obstante, hacia el cierre del año, el WTI y el Brent se perfilan para finalizar con ganancias. Hasta ahora, el WTI muestra un incremento de 4.11 por ciento o 2.21 dólares y se encuentra cotizando alrededor de 55.93 dólares por barril. Durante el año, el WTI tocó un mínimo de 42.05 dólares por barril en el mes de junio y un máximo en 59.05 dólares en noviembre.

Es importante mencionar que, a pesar de que el petróleo finalizará el año con ganancias, durante la primera mitad del 2017 el precio de este hidrocarburo estuvo presionado a la baja ante el escepticismo sobre los esfuerzos de la OPEP y sus aliados para estabilizar el precio del crudo.

Cabe señalar que al inicio del año, el bajo cumplimiento en los recortes de la producción de crudo por parte de los aliados y el aumento en la producción de petróleo estadounidense pusieron en duda el alcance de los objetivos del acuerdo. No obstante, hacia la segunda mitad del año, el mejor panorama de los fundamentales de oferta y demanda del petróleo causó un cambio de tendencia en el precio.

La tendencia al alza para el precio del petróleo estuvo en gran medida relacionado con la decisión de la OPEP y sus aliados de reducir la producción petrolera conjunta en 1.8 millones de barriles diarios durante su reunión a finales del 2016. El éxito registrado se debió principalmente a las metas alcanzadas por Arabia Saudita, país que se comprometió a reducir su producción a 10.058 millones de barriles diarios (mbd) de un máximo histórico de 10.72 mbd, en noviembre del 2016, aunque alcanzó un mínimo de 9.88 mbd durante mayo.

Es importante mencionar que, a pesar del esfuerzo que la OPEP y sus aliados hicieron para intentar estabilizar el precio del petróleo, el impacto de éstos disminuyó por el hecho de que la producción de crudo de países no cercanos a la OPEP se incrementó. Como se esperaba, el aumento observado en el precio de los energéticos y el menor desequilibrio en los fundamentales de oferta y demanda ante la decisión de la OPEP ocasionó que los productores shale en Estados Unidos incrementaran su producción petrolera, lo que limitó un aumento en el precio del petróleo.

En lo que va del año, (tomando en cuenta información de la EIA hasta la semana que terminó el 1 de diciembre) la producción de crudo en Estados Unidos se ha aumentado 10.68 por ciento o 937 mil barriles diarios, mientras que la producción de la OPEP ha disminuido en 1.26 mil barriles diarios (tomando en cuenta información de la OPEP hasta el cierre de octubre), limitando la efectividad del acuerdo. Cabe señalar que a pesar de que los inventarios de crudo de Estados Unidos se han disminuido en 25.30 millones barriles a 453.71 millones de barriles, hasta la semana de 27 de noviembre, la oferta mundial continúa siendo sumamente amplia.

Hacia el 2018, el precio del crudo podría continuar con su tendencia al alza, aunque de manera pausada, mientras el mercado internacional se dirige lentamente hacia un reequilibrio en los fundamentales del petróleo ante la extensión del acuerdo de la OPEP y sus aliados. Es probable que el WTI cotice en un rango entre los 50 y 65 dólares por barril.

Cabe destacar que, a pesar de que el panorama para los fundamentales de oferta y demanda son más positivos, ante la extensión en los recortes de la producción petrolera conjunta entre miembros y no miembros de la OPEP, el 30 de noviembre en Viena, presiones a la baja para el precio del petróleo no pueden ser descartadas. Esto debido a que la extensión del acuerdo deja abierta la puerta para que no sólo la producción de crudo de países que no tienen relación con el cartel aumente, sino que también propicia el incremento de la participación del mercado de países tales como Estados Unidos, Noruega, Canadá, entre otros. Ante esto, mínimos de 48 dólares por barril para el WTI no pueden ser descartados para el siguiente año.

La autora es Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.