Monterrey

El desempeño del peso

OPINIÓN. Es ahora evidente que el desarrollo de la política interna rumbo a las elecciones federales de 2018 será relevante para los mercados internos, incluido el mercado cambiario.
ENTORNO MACRO-ECONÓMICO
Gabriela Siller
gsiller@bancobase.com
08 junio 2017 8:37 Última actualización 08 junio 2017 8:45
Gabriela Siller, economista.

Gabriela Siller, economista.

Durante los primeros días de junio el peso ha ganado terreno hasta un nuevo mínimo en el año de 18.1647 pesos por dólar, borrando por completo las pérdidas relacionadas a la elección de Donald Trump en Estados Unidos y las preocupaciones del mercado por sus promesas de campaña. Cabe recordar que Trump condujo una retórica proteccionista que amenazaba con disolver el TLCAN. Sin embargo, desde que inició su mandato ha moderado su postura con respecto al comercio y los inversionistas creen que la renegociación del TLCAN podría ser benéfica para los tres países que lo integran.

El peso también extendió sus ganancias después de los resultados de las elecciones en Estado de México, en donde el PRI ganó la gubernatura, dejando al partido Morena en segundo lugar y reduciendo por ahora el riesgo de que la izquierda llegue al Gobierno Federal el próximo año.

Para los participantes del mercado la idea de un triunfo de izquierda en 2018 es considerada como riesgosa para el buen desarrollo de las reformas estructurales más recientes y para el futuro de las relaciones con el principal socio comercial de México, Estados Unidos.

Las ganancias más recientes del peso podrían ser temporales. Es ahora evidente que el desarrollo de la política interna rumbo a las elecciones federales de 2018 será relevante para los mercados internos, incluido el mercado cambiario. Un avance de Morena en las encuestas probablemente se traducirá en una depreciación del peso y un aumento en la percepción de riesgo sobre México. A pesar de que el PRI se mantuvo en el gobierno del Estado de México, se reduce pero no desaparece la probabilidad de que el partido de izquierda avance en las elecciones presidenciales de 2018.

Por otro lado, todavía es incierta la conclusión que tendrán las negociaciones del TLCAN, las cuales se espera que inicien en la segunda mitad de agosto. Banco de México reiteró en sus últimas minutas que a pesar de la percepción de calma entre los participantes del mercado en relación a las posturas proteccionistas de Estados Unidos, no se debe subestimar el riesgo de un regreso de esta retórica a la administración de Trump y sus posibles efectos sobre el tipo de cambio.

En mayo el peso cerró con una apreciación mensual de 0.96 por ciento o 18 centavos, cotizando alrededor de 18.64 pesos por dólar. Con esto, el peso acumuló una apreciación en el año de 10.07 por ciento o 2 pesos y 8 centavos. Las ganancias del peso durante el mes previo se debieron principalmente a los siguientes factores:

1.- La inflación de México continuó al alza, subiendo a una tasa interanual de 6.17 por ciento durante la primera quincena de mayo, mientras que la inflación quincenal de -0.34% fue la más alta para una quincena igual desde 2009. La mayor inflación eleva la probabilidad de que Banco de México nuevamente suba su tasa de referencia el próximo 22 de junio.

2.- Durante mayo el dólar perdió frente a sus principales cruces. De acuerdo al índice del dólar elaborado por Bloomberg, el dólar perdió 1.47 por ciento durante el mes, cayendo por tres meses de forma consecutiva. La depreciación del dólar se debe a que los mercados financieros son menos optimistas en relación a la presidencia de Donald Trump, pues a la fecha está lejos de impulsar promesas de campaña que aseguró repercutirían en un mayor crecimiento económico.

3.- El mercado siguió elevando sus apuestas a favor del peso. En las cinco semanas comprendidas entre el 26 de abril y el 30 de mayo, las posiciones especulativas netas en el mercado de futuros de Chicago a la espera de que el peso se aprecie subieron en 58 mil 964 contratos a un nivel de 75 mil 2 contratos, su nivel más alto desde julio de 2014.

La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.