Monterrey

El Criptomundo, las monedas de Internet ¿el futuro cambiario?

OPINIÓN.Estas monedas virtuales ya ingresaron al mercado FOREX, un mercado que sirve para jugar y especular con las divisas, y ganar dinero por la baja y alza de su valor frente a otras divisas.
OPINIÓN ACADÉMICA TECNOLÓGICO DE MONTERREY
Francisco J. Orozco
28 agosto 2017 8:47 Última actualización 28 agosto 2017 8:47
Francisco J. Orozco

Francisco J. Orozco

Si no eres millennial tal vez no estés familiarizado con el concepto, pero ya desde hace algunos años en la oferta de divisas están circulando monedas virtuales, las denominadas Criptomonedas.

En términos muy sencillos, éstas son un medio digital de intercambio, no es algo físico como un billete, sino que funcionan a través de una cartera virtual por medio de datos de lenguaje informático.

Pues esto sigue creciendo porque es un mercado libre: al día de hoy existen más 900 criptomonedas y estas van en aumento.

Estas monedas virtuales ya ingresaron al mercado FOREX, un mercado que sirve para jugar y especular con las divisas, y ganar dinero por la baja y alza de su valor frente a otras divisas. Aquí es donde daré mi punto de vista muy personal, ya que no soy partidario del uso que se les está dando.

Para empezar, una moneda debe servir como medio de intercambio económico por un bien.

En palabras más sencillas, deben servir para comprar cosas a un valor establecido por un mercado.

En 2009, salió a la luz la madre de todas estas “monedas”, el Bitcoin, y poco a poco su uso se hizo más habitual.

De ahí empezaron a aparecer otras, cada una con un código diferente y bajo una dinámica electrónica diferente y la gran mayoría de estas monedas trabaja gracias al Blockchain, algo así como un lenguaje de datos donde se almacena la información del origen y destino de las monedas

Aquí está el motivo por el cual a mí se me hace fascinante y lo que realmente hace atractivo a este otro universo económico: supongamos que tenemos una Bitcoin, y gracias a su código, podemos saber por cuáles manos pasó.

Es como si supiéramos por cuántas manos y por dónde ha pasado un billete de 20 pesos.

Cabe señalar que estas monedas no están reguladas, no hay una entidad atrás que monitoree su circulación y control, tal y como lo hace un Banco Central, si no es de libre transacción.

Otra parte interesante de la monedas virtuales es que no existen costos por su manejo como pasa con las monedas tradicionales, sin embargo, esto lo hace peligroso.

Pero… tiempo: el aumento o disminución del valor de las monedas tradicionales se debe a oferta y demanda, situaciones macroeconómicas, políticas monetarias e incluso fiscales de cada uno de los países que las usan

¿Entonces a qué se debe que las criptomonedas bajen y suban su valor?

Respuesta: la pura especulación, y esto sí es verdaderamente peligroso.

Hace unos meses, leí en un artículo muy interesante que un alumno me hizo el favor de enviar llamado “Millennials will Destroy Bitcoin”, donde menciona que solo el 10 por ciento de su “público” lo utiliza para comprar y vender productos, el resto lo utilizan para especular con su valor.
¿A qué voy con esto?

Nada más menciono que a inicios de este año, el precio del Bitcoin estaba en 21 mil pesos, y esta semana ha llegado a 74 mil pesos, más del 250 por ciento de rendimiento.

Esto ha ocasionado que salgan al público empresas Fintech que participan como brokers para administrar estas inversiones, y también han salido a la luz, con un nuevo término rimbombante, los ICO’s, como si fuera un IPO (Initial Public Offering, cuando una empresa sale a cotizar a bolsa) como si la creación de una moneda fuera un negocio, pero una divisa no es un negocio definitivamente, una moneda no genera ventas y por ende no genera utilidad.

Estamos creando una burbuja, pero pareciera que cada vez que revienta, se crea una más grande.

De nueva cuenta menciono, como tecnología, es increíble, pero el mismo mercado está distorsionando la función de estas monedas.

No tengo duda que la burbuja será tan grande como nosotros queramos, y ya verán que empezaremos a escuchar casos donde las empresas que tienen los monederos no podrán ser capaces de devolver el dinero de sus clientes, y el valor será tan grande que no tendrán la liquidez para pagar.

El autor es contador y profesor Contabilidad y Finanzas de la Escuela de Negocios del Campus Monterrey. Su correo electrónico es: jorozcob@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.