El crecimiento y las reformas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El crecimiento y las reformas

COMPARTIR

···

El crecimiento y las reformas

El aumento económico del país en ese periodo de tiempo ha sido muy pobre, apenas 2.5 por ciento, insuficiente para mejorar el bienestar de la población.

Opinión MTY VISIÓN ECONÓMICA JESÚS GARZA
05/04/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Jesús GarzaFuente: Cortesía

Durante la presente administración se implementaron 11 reformas estructurales que estaban dirigidas hacia potenciar el crecimiento económico del país. México ha avanzado mucho desde la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con los Estados Unidos y Canadá. Esta apertura comercial transformó al país de uno dependiente del petróleo a uno manufacturero. Hoy en día las exportaciones de automóviles y autopartes superan el 30 por ciento del total mientras que las exportaciones de crudo representan solamente el seis por ciento. Además de ello, durante la década de los 90s se implementaron acciones para proveer de estabilidad macroeconómica en el largo plazo, como fue la autonomía del Banco Central.

Sin embargo, el crecimiento económico del país en ese periodo de tiempo ha sido muy pobre, apenas 2.5 por ciento, insuficiente para mejorar el bienestar de la población. En ese contexto, se implementaron 11 reformas estructurales para potenciar dicho crecimiento. Muchas de ellas enfocadas en reducir los costos de producción para generar mayor competitividad en la economía. Ejemplo de una de ellas fue la reforma telecom, la cual ha reducido los costos de las llamadas telefónica, y así mejorando la productividad de las empresas.

Por otro lado, la reforma energética será muy importante para el largo plazo. No sólo atraerá mucha inversión y por ende empleos, sino que el fomento de una mayor competencia en el sector energético deberá verse reflejado en mejores precios tanto para las familias como las empresas.

Aún así, quedó una reforma muy importante pendiente. La reforma fiscal sigue castigando a la clase media, quien subsidia al gasto gubernamental que en su mayoría se destina al gasto corriente y gasto social. Urge una reforma que homologue el IVA, reduzca la tasa del ISR (en un contexto donde EUA bajó los impuestos corporativos) y de-saparezca el IEPS. Esas simples medidas podrán aumentar los recursos federales para poder dejar de depender de Pemex para sus ingresos. No solo eso, sino que aumentará la competitividad de las empresas en el país.

El problema de la falta de crecimiento económico del país no es la apertura comercial, una acción necesaria más no suficiente. Es necesario destinar un mayor número de recursos en inversión productiva hacia la educación y desarrollo tecnológico. La siguiente transformación económica debe ser hacia una economía del conocimiento, como lo hicieron países como Singapur y Corea del Sur. Para ello, la reforma fiscal será esencial al aumentar los ingresos federales para fomentar la inversión productiva.

Director general y fundador de GF GAMMA y catedrático en el ITESM campus Monterrey. Cuenta con un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.