Monterrey

El CME y el peso

OPINIÓN. Más allá de la política, para la economía mexicana existe un mayor riesgo si Donald Trump alcanza la presidencia de EU, por el daño que causaría a las exportaciones la imposición de un arancel del 30 por ciento.
ENTORNO
MACRO-
ECONÓMICO

GABRIELA 
SILLER
19 mayo 2016 10:4 Última actualización 19 mayo 2016 10:11
Gabriela Siller

Gabriela Siller

El tipo de cambio alcanzó un máximo de 18.4819 pesos por dólar durante la sesión del miércoles, su nivel más alto desde febrero, cuando se dieron depreciaciones aceleradas del peso hasta alcanzar un tipo de cambio máximo histórico de 19.44 pesos por dólar.

No obstante, en esta ocasión existe una menor correlación entre el tipo de cambio y los precios del petróleo, el cual sigue mostrando ganancias y ha alcanzado un máximo en el año de 48.95 dólares por barril, como consecuencia de una caída en la producción petrolera de China que durante abril se contrajo 5.6 por ciento y ante una menor producción de crudo por los incendios ocurridos en Canadá y los conflictos políticos en Nigeria.

Adicionalmente, la producción petrolera en Estados Unidos, el mayor consumidor de crudo del mundo, comenzó a caer. Asimismo, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, la sobreoferta en el mercado internacional de crudo ha sido más pequeña de lo esperado debido a una mayor demanda por petróleo en India.

En lo que va de mayo, el WTI acumula una ganancia de 4.24 por ciento, mientras que el peso se ha depreciado alrededor de 7.6 por ciento, colocándose como la segunda divisa de mayores pérdidas entre las monedas de economías emergentes y como la más depreciada entre las divisas latinoamericanas, por detrás del peso colombiano que pierde 5.7 por ciento durante mayo.

Las depreciaciones del peso ocurren a pesar de que la economía mexicana se mantiene estable. Así, no se trata del estado de la economía, si no de la percepción de riesgo de la misma y en este sentido la aversión al riesgo ha regresado a ser el principal determinante del peso, disparándose desde que Donald Trump quedara como único candidato del partido republicano a la presidencia de Estados Unidos.

Más allá de la política, para la economía mexicana existe un mayor riesgo si Donald Trump alcanza la presidencia de EU, por el daño que causaría a las exportaciones la imposición de un arancel del 30 por ciento. Por el lado demócrata, Hillary Clinton, quien encabeza el número de delegados ganados, se ha pronunciado en contra del TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica) pero al no estar aún en vigor, no tiene el mismo impacto negativo que el arancel de Trump.

La aversión al riesgo sobre México se hizo evidente en el Mercado de Futuros de Chicago (CME), en donde las posturas netas a la espera de una depreciación del peso pasaron de -12 mil 420 contratos a -45 mil 220 contratos en la semana del 3 al 10 de mayo (el último dato disponible), indicando que los contratos netos que apuestan en contra del peso se incrementaron 264 por ciento. Las apuestas en contra del peso no se habían incrementado tanto (en monto) desde febrero de este año y muestran una preocupación real sobre el peso en el mediano y largo plazo.

* La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.