Monterrey

El canto del sirenito

OPINIÓN. Así es el canto de Morena -que es el de AMLO- y que tiene hechizada a la gente a decir de las encuestas, aún cuando no niega la cruz de su parroquia.
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
04 septiembre 2017 9:31 Última actualización 04 septiembre 2017 9:31
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

No. No tiene relación con aquella canción de Rigo Tovar de hace tiempo; mas bien está relacionado con el canto de las sirenas descrito por Homero en La Odisea. En esa aventura, las sirenas hechizaban a los marineros que se acercaban a ellas. Homero, para escuchar el canto pero no caer en la tentación, pidió que se le amarrara al mástil cuando pasaran frente a ellas, que los demás marineros se taparan los oídos con cera y que no le hicieran caso si pedía que se le soltara.

Así es el canto de Morena -que es el de AMLO- y que tiene hechizada a la gente a decir de las encuestas, aún cuando no niega la cruz de su parroquia. Eso de la honestidad valiente, no más no checa.

No es honesto rodearse de muchos corruptos y luego dárselas de blanca palomita. La corrupción de sus correligionarios, desde tiempos del Señor de las Ligas, hasta la diputada de Morena que le llevaba por encargo dinero de “quien sabe quien”, es idéntica a lo que él dice que combate.
No es honesto engañar con faramallas de democracia para acabar haciendo “lo que diga mi dedito” (verbatim). Creo que este párrafo romperá la marca de uso de comillas por párrafo: “El pueblo” “escogió” por medio de una “encuesta representativa” aplicada por “expertos” en donde “libremente” “se decidió” quien será la candidata de Morena al gobierno de ExDF por “amor desinteresado” a “servir”, “nunca por la tajada de dinero que recibe el ExDF”. Ni fue el pueblo, ni escogió libremente, ni hubo una encuesta representativa (aproximadamente mil 400 personas, si es que así fué), ni se sabe quienes son los expertos, ni es desinteresado ni se quiere servir. ¿Y la honestidad, apá?

No es honesto pedir que se acepten los resultados del cuento de la elección y que “Hay que saber perder sin chantajes”. ¿Cómo olvidar la toma de la Avenida Reforma, una de las más hermosas y embletmáticas del país, auspiciada por el hoy respetable senador que en su momento fungió como responsable de TODOS los habitantes del ExDF? ¿Eso no era chantaje? Y luego vinieron los animalitos, prueba fehaciente de como le “rogaron” la elección. ¿Es honesto presentar esa prueba o es puro cuento?

Y sin embargo se mueve. Es decir, a pesar de que según él, es el representante exclusivo en el territorio mexicano de la honestidad, la gente le sigue creyendo. No es nada distinto de los demás políticos.

Claro, toda la culpa la tiene el PRI, buen ahora, porque en el sexenio pasado la tenía el PAN y si alguno de los partidos vividores hubiera ganado, esos mismos tendrían la culpa.

No nos dejemos engañar, están en el negocio que son los partidos políticos con el dineral que reciben. Recordemos: de seis mil 700 millones de pesos a 14 mil millones de pesos y luego vienen los premios mayores: El ExDF o todo el país. Eso es lo que buscan, dinero y nada más.

PS Un millón de hogares tienen que mendigar. Me incluyo: ¿Cómo es posible que vayamos a dormir tranquilos? ¿No que somos tan solidarios? No es suficiente con dar una limosna. Hay que crear empleo para que salgan adelante.


El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Em- presas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.