Monterrey

Efectos del alza en tasa y perspectivas de futuros incrementos

OPINIÓN. Es importante mencionar que debido a que el tipo de cambio depende más de variables externas que internas, es probable que vuelva a presionarse al alza obligando a Banxico a subir nuevamente su tasa.
ENTORNO
MACRO-
ECONÓMICO

GABRIELA
SILLER
07 julio 2016 9:38 Última actualización 07 julio 2016 9:46
Gabriela Siller

Gabriela Siller

El pasado jueves el Banco de México anunció un incremento de 50 puntos base en su tasa de referencia. ¿Cuáles serán las consecuencias del incremento? Banxico subió su tasa debido a las depreciaciones del peso, las cuales tienen un efecto de traspaso hacia la inflación. El tipo de cambio que ha estado volátil desde el 2008, se presionó aún más al alza alcanzando un nuevo máximo histórico de 19.51 pesos después de que el Reino Unido votara por salir de la Unión Europea el 23 de junio.

Después del anuncio de Banxico el tipo de cambio bajó hasta 18.11 pesos por dólar, siendo la apreciación del peso la consecuencia más inmediata del incremento en tasa. Además de la apreciación se espera que las demás tasas de la economía se ajusten al alza, empezando por la tasa de los valores gubernamentales y la tasa de interés interbancaria de equilibrio (TIIE) que es la base de los créditos a tasa variable.

Así, otra de las consecuencias es el encarecimiento del valor del dinero, que se traduce en encarecimiento del crédito, tanto para el gobierno como para el sector privado. El gobierno tendrá que pagar ahora mayores tasas de interés por su deuda, al igual que las empresas y personas que tengan créditos a tasa variable.

De acuerdo a la teoría económica, el encarecimiento del crédito desincentiva al consumo y a la inversión. Sin embargo, el consumo parece tener otros determinantes más fuertes, por lo que el alza en tasa no se espera que tenga un impacto inmediato en este indicador.

Por el lado de la inversión, el incremento en la TIIE seguramente también provocará un alza en los puntos base adicionales que los bancos cobran debido al incremento en la percepción de riesgo, pero esto tampoco ocurrirá inmediatamente sino hasta la renovación de los créditos. De hecho, estudios del mismo Banxico muestran que el impacto sobre el consumo y la inversión de un alza en tasa, tarda en México hasta 18 meses para verse reflejado en el crecimiento económico.

Es importante mencionar que debido a que el tipo de cambio depende más de variables externas que internas, es probable que vuelva a presionarse al alza obligando a Banxico a subir nuevamente su tasa.
Los eventos que tienen mayor probabilidad de subir al tipo de cambio hacia nuevos máximos históricos este año son: noticias relacionadas con la normalización de tasas de la Fed, noticias del proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea y su posible resquebrajamiento político, la desaceleración en China la cual puede intensificarse si su comercio con el Reino Unido disminuye, disminuciones en el precio del petróleo, las elecciones de Estados Unidos y cambios en la calificación crediticia de México. El siguiente incremento en alza podría darse en septiembre o en diciembre, dependiendo de estos factores.

Respecto a las elecciones de Estados Unidos, si Donald Trump llega a ganar las elecciones, las agencias calificadoras podrían recortar la calificación de la deuda soberana mexicana, lo cual provocaría cambios en las posiciones de inversión a nivel internacional en donde el peso se vería seriamente afectado. En este escenario el tipo de cambio podría superar los 20 pesos por dólar y el Banco de México seguiría subiendo su tasa de referencia en el 2017 debido a que el riesgo de México como economía subiría.

* Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.