Monterrey

Educación Financiera
es labor de Todos

OPINIÓN. Las personas con un mayor nivel de educación financiera al estar mejor informadas, tenderán a planear, administrar y ahorrar más, lo que regularmente se traducirá en mayores niveles de inversión y crecimiento de la economía tanto personal como nacional.
OPINIÓN
ACADÉMICA

TECNOLÓGICO 
DE MONTERREY

JAIME SILVA-CASTÁN
09 mayo 2016 13:15 Última actualización 09 mayo 2016 13:21
Jaime SIlva Castán

Jaime SIlva Castán

¿Sabías que las Administradoras de Fondos para el retiro (Afores), sin aportaciones voluntarias, proporcionan entre el 25 y 35 por ciento de pensión mensual con relación al último sueldo del trabajador?

¿Sabías que el jubilarse con una pensión que equivalga al 100 por ciento del último sueldo, es algo que menos del 1 por ciento de los trabajadores en México logran alcanzar?

¿Sabías que en México se puede llegar a pagar un Costo Anual Total por un préstamo hasta de un 7,849 por ciento?

¿Has escuchado sobre el término de Educación Financiera?

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), “la educación financiera debe ser considerada como una herramienta para promover el crecimiento económico, la confianza y la estabilidad”. Por otra parte, en el Reporte Nacional de Inclusión Financiera (2012), se define como “el proceso educativo por medio del cual las personas toman conciencia de la importancia de desarrollar conocimientos, actitudes, destrezas, valores, hábitos y costumbres en el manejo de la economía personal y familiar, por medio del conocimiento y la utilización adecuada de las herramientas e instrumentos básicos de la vida financiera.”

Dado que la educación es permanente, la educación financiera en particular ha llegado a ser muy importante, no sólo para las personas que tienen una alta participación en los mercados financieros o se dedican a actividades de inversión. La educación financiera contribuye a una mejor calidad de vida, ayuda a la toma de decisiones en temas referentes a la preparación de un presupuesto, la distribución de gastos, a la toma de decisiones de financiamiento e inversión, y el aseguramiento de un ingreso digno al llegar a la etapa de jubilación.

En México, el Consejo Nacional de Inclusión Financiera (Conaif) y el Comité de Educación Financiera (CEF), ambos presididos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), coordinan las acciones y esfuerzos en materia de educación financiera. Las prioridades y lineamientos que la política de educación financiera incluye, entre otros, son: La implementación de nuevos programas de educación financiera para la atención a sectores estratégicos, como niños, jóvenes y las Mipymes. De esta forma la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), estará al pendiente de que los ciudadanos tengamos información, completa, clara y actualizada, sobre productos financieros, entidades financieras y educación financiera.

Algunos beneficios que ofrece la educación financiera son importantes tanto para la economía de cada persona como para la economía nacional. Con respecto a la persona, la educación financiera contribuye a una posible mejora de sus condiciones de vida, ya que provee herramientas para la toma de decisiones referentes a la administración de los recursos y a una mejor planeación de los mismos. De esta forma las personas con un mayor nivel de educación financiera al estar mejor informadas, tenderán a planear, administrar y ahorrar más, lo que regularmente se traducirá en mayores niveles de inversión y crecimiento de la economía tanto personal como nacional.

Para la población en general, es muy importante la educación financiera ya que hay un gran vacío en los conocimientos financieros de las personas en general. Como consecuencia de esto, en la población existe falta de ahorro para el futuro, uso poco productivo de los recursos financieros, un endeudamiento excesivo y caro y uso de servicios financieros informales, entre otros.

Muchas personas consideran que al hablar de educación financiera se trata de un aspecto complejo y muy técnico. Por el contrario, la educación financiera nos permitirá conocer y desarrollar habilidades muy útiles de usar en el día a día, tales como, calcular de forma anticipada los ingresos y gastos del hogar, identificar la tarjeta de crédito que mejor se adapte a nuestras necesidades, proteger nuestro patrimonio con algún seguro, tener un fondo de ahorro para enfrentar necesidades básicas, educación, salud, diversión así como para prepararnos para el retiro.

Está claro que el transmitir los conocimientos que integran la educación financiera a toda la población, no es tarea fácil. Se requiere de los esfuerzos de instituciones financieras, educativas, organizaciones sociales, gobierno, así como de la principal institución, la familia. Así que la educación financiera es labor de todos.

* El autor es Profesor Titular del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey. Su correo electrónico es: jsilva@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.