Monterrey

Economía 2016

OPINIÓN. El bajo precio del petróleo, la apreciación del dólar y el incremento en las tasas de interés de referencia son factores que afectan la volatilidad de las Bolsas de todo el mundo.
CUESTION PÚBLICA

RODOLFO
GOMEZ
ACOSTA
07 enero 2016 9:56 Última actualización 07 enero 2016 10:10
Rodolfo Gómez Acosta

Rodolfo Gómez Acosta

El inicio de 2016 no ha sido favorecedor para todos, en especial para las Bolsas de Valores. China, Japón y México son algunos de los países que han experimentado un difícil comienzo de año en sus mercados bursátiles. Lo sucedido en esta primera semana solo suma mayor incertidumbre para 2016, el cual ya se vislumbraba como un periodo difícil para la economía de nuestro país.

El mercado financiero de México se ha visto afectado por lo sucedido en la Bolsa de Valores de China, pero esto también puede ser visto como una oportunidad de ganar terreno en el sector de exportaciones.

En los últimos meses China ha experimentado una contracción en la actividad económica del sector manufacturero, lo que ha impedido que alcance el crecimiento que se había propuesto. La desaceleración de la economía de China desincentiva sus importaciones, las cuales representan el 19 por ciento de su PIB.

Lo anterior afecta principalmente a Corea del Sur, Japón y Estados Unidos, los principales proveedores del país asiático. Por su parte, México no está considerado como uno de los principales exportadores a China, lo que lo hace menos vulnerable ante la desaceleración de la economía de ese país.

El bajo precio del petróleo, la apreciación del dólar y el incremento en las tasas de interés de referencia son factores que afectan la volatilidad de las Bolsas de todo el mundo. Derivado de esto, se prevé que México experimente una menor liquidez en sus mercados financieros, lo cual posiblemente se traducirá en una inversión física menor a la registrada en años previos.

Además, la mayoría de los especialistas coinciden en que el precio del petróleo se mantendrá bajo, por lo que México tendrá que apoyarse aún más en industrias como la automotriz, agrícola y manufacturera.

Los factores antes mencionados impactarán negativamente a los gobiernos subnacionales, principalmente por la contención prevista en el reparto de las participaciones y la disminución en el gasto de la Federación. Sin embargo, la apreciación del dólar seguirá incentivando los ingresos derivados del turismo y las remesas, lo cual beneficiará directamente a sectores vulnerables del país; estados como Quintana Roo, Chiapas, Guerrero y Oaxaca podrían compensar la disminución en los recursos federales con el ingreso derivado del turismo. Por el contrario, entidades petroleras como Campeche, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz podrían ser las más afectadas durante este año.

Desde hace meses se han comenzado a emitir alertas sobre la perspectiva negativa que se tiene para 2016 a nivel internacional y en el interior del país no es la excepción. Los recientes cambios en las tasas de interés y la caída de algunas bolsas de valores es una consecuencia esperada de lo acontecido durante 2015, y ha tomado por sorpresa a muy pocos. Tanto las empresas como los gobiernos han tenido la oportunidad de planear este próximo año y tratar de aminorar el impacto negativo en sus economías.

* El autor es abogado por la Facultad Libre de Derecho de Monterrey y Maestro en Derecho Financiero Internacional por Boston University. Su carrera profesional se ha enfocado al ámbito financiero y legal, ocupando puestos en diferentes entidades públicas.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.