Monterrey

Dreamers hallan difícil camino al volver a México

El choque cultural es uno de los factores que más afectan a estos jóvenes.
Daniel Anguiano
danguiano@elfinanciero.com
01 marzo 2017 11:28 Última actualización 01 marzo 2017 14:15
Señalan que algunos enfrentan dificultades para revalidar estudios.

Señalan que algunos enfrentan dificultades para revalidar estudios.

El camino para los dreamers en México, aquellos hijos de migrantes mexicanos que cursan estudios universitarios en Estados Unidos, resulta tan complejo como en territorio norteamericano.

Al volver, se encuentran con una serie de trabas que complican su incorporación a las universidades mexicanas.

“Los jóvenes el primer gran obstáculo que enfrentan son los tramites absurdos para convalirdar y revalidar sus estudios”, dijo Víctor Zúñiga, especialista en temas de migración del ITESM.

Comentó que no existe un registro del número de mexicanos que se regresan año con año de Estados Unidos, debido a que se depende de los censos de población, y según el último conteo poblacional de este tipo, de 2005 a 2010 se regresaron cerca de un millón 400 mil personas.

“Para el 2010 son más los mexicanos que se vinieron que los que se fueron, se revirtió la tendencia y lo que se estima con la muestra censal del 2015 es que fue de un millón 400 mil mexicanos”, dijo.

Agregó que con los más jóvenes, otra problemática es el choque cultural, debido a que algunos de ellos les lleva años integrarse completamente a la vida mexicana.

La asociación Dream in México, apoya a jóvenes que desean cursar o se encuentran inscritos en una carrera universitaria, Jaqueline Martínez es una estudiante ‘dreamer’ que compartió su testimonio con este organismo.

“Al principio el hecho de que tal vez tendría que regresar a México para lograr mi sueño más anhelado me desanimó un poco pues era un país en el cual me iba a considerar foránea ya que no había estado en él desde hace 10 años”.

“Afortunadamente me otorgaron cierto porcentaje de beca (en el Tec de Monterrey), sólo tenía que definir mi decisión de regresar a México para continuar con mis estudios universitarios. Esa decisión fue la decisión más difícil que he tomado hasta el momento ya que mi familia se quedó en Carolina del Sur y yo me vine a Monterrey sola”, explicó.

Zúñiga explicó que las familias hacen un balance para determinar cuál es la opción que más les conviene, si quedarse en Estados Unidos o no.

“Uas familias se refgresan juntas, otras se quedan unos miembros y otros se quedarán hasta donde se pueda, hasta que los deporten o pase alguna otra cosa”, añadió.