Monterrey

DF y NL lideran competitividad económica

El Distrito Federal, Nuevo León, Sonora, Coahuila y Chihuahua fueron las entidades que mayor impulso le dieron a la competitividad económica en el presente año, de acuerdo con un  análisis de la firma Aregional.
Arturo Bárcenas
08 diciembre 2015 21:36 Última actualización 09 diciembre 2015 9:43
Industria. (Bloomberg)

La variable que fue el “coco” de los estados más competitivos fue la de seguridad. (Bloomberg)

MONTERREY.- De acuerdo al análisis de la firma Aregional denominado Indicador de Competitividad Económica de las Entidades Federativas, ICEEF 2015, los estados que muestran el mayor nivel en este rubro son el Distrito Federal, Nuevo León, Sonora, Coahuila y Chihuahua.

La firma destacó que la región Norte del país destacó como la más competitiva, pues el 75 por ciento de las entidades que la conforman registran una alta competitividad, mientras que el 12.5 por ciento se ubicó en un nivel medio y el 12.5 por ciento restante con un nivel bajo.

Los Estados de la región Sur-Sureste son lo menos competitivos, pues ninguno alcanza el nivel de alta competitividad y solamente el 22.2 por ciento registra un rango medio y el 77.8 por ciento se ubica con una competitividad baja.

“Los Estados con altos niveles de competitividad en el ICEEF 2015 cuentan con características similares, tales como la presencia de mercados robustos de oferta y demanda de bienes y servicios que requieren de mano de obra calificada.

“También cuentan con una amplia vinculación empresarial con actividades de alta generación de valor agregado como la producción de equipo de transporte, maquinaria y equipo, entre otros, los cuales requieren de una importante innovación tecnológica; mano de obra especializada en sectores de alta tecnología; alta cultura emprendedora; importantes niveles de ahorro y financiamiento empresarial y alto nivel de desarrollo humano”, agregó.

El ICEEF es un índice con el cual se mide la capacidad que tienen las entidades federativas para impulsar sus capacidades productivas y crear un ambiente empresarial propicio para la atracción de inversiones y la generación de empleos de alto valor agregado que incidan en el bienestar de su población y su desarrollo económico.

Para medir este indicador, se plantea una nueva metodología, la cual prioriza el desarrollo sostenible de los estados a través del impulso a la educación superior de calidad, el emprendimiento empresarial, el acceso tecnológico e innovación, la capacidad de proveer financiamiento público y privado para las empresas, la generación de empleos de calidad, la efectividad de su política económica y fiscal, la ausencia de violencia, y la provisión de mayor infraestructura de calidad.

De los ocho rubros analizados, Nuevo León solamente salió “reprobado” en uno, que es el de Seguridad y Ausencia de Violencia, con un nivel de 54 puntos, pero de acuerdo a los resultados este rubro es el “coco” de los Estados más competitivos, pues solamente dos de los nueve que se ubicaron en esta nivel aprobaron este rubro, siendo Coahuila y Querétaro.

Otro Estados que sacaron un mal puntaje en el rubro en cuestión fue el Distrito Federal con 30.9 puntos, Baja California con 30.7 puntos y Jalisco con 28.2 puntos.

En las siete variables restantes Nuevo León obtuvo una puntuación aprobatoria, aunque en 5 de ellas estuvo por debajo del Distrito Federal y solamente en dos superó al líder en competitividad, que fueron en Emprendimiento e Impulso Empresarial e Infraestructura.

En el nivel medio de competitividad, con un puntaje que va de 50 a 60 unidades, se ubicaron 10 Estados, que son: Tamaulipas, Yucatán, Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato, Colima, Puebla, Estado de México, Veracruz y Morelos.

Entre las entidades menos competitivas, con menos de 50 puntos, están: Baja California Sur, Tabasco, Hidalgo, Quintana Roo, Durango, Campeche, Michoacán y Zacatecas, entre otros.

Guerrero fue el menos competitivo, pues fue el único que “reprobó” todas las variables que se tomaron en cuenta para el análisis.

“Estas entidades en general tienen serios limitantes en su crecimiento económico, rezagados niveles de infraestructura, bajo acceso tecnológico e innovación, debilidad en el acceso a la educación superior y baja calidad en la misma y un limitado acceso al financiamiento empresarial”, explicó Aregional.