Monterrey

Monterrey, destino de venezolanos

La estadística indica que de enero a diciembre de 2015, en la entidad se emitieron 369 Tarjetas para Residentes Temporales (TRT) y 252 Tarjetas de Residencia Permanente (TRP) para personas originarias de Venezuela. Sólo detrás de los originarios de Corea del Sur, con mil 176 trámites de TRT y 47 TRP; así como de los chinos, con 308 TRT y 134 TRP.
DANIEL ANGUIANO
danguiano@elfinanciero.com.mx
02 junio 2016 9:1 Última actualización 02 junio 2016 17:58
Venezuela

(Reuters)

Luis Ernesto Machín llegó a Monterrey desde Caracas y está por completar un mes en la ciudad; un mes que sabe se puede convertir en seis meses, en un año o más, de la cantidad de tiempo no está seguro, de lo que sí es que no regresará a Venezuela.

“Llegué a Monterrey por casualidad, no estaba en mis ideas, ni lugares posibles para ir, no tenía pensado que iba a llegar, ni siquiera México. Llegué porque tengo una amiga que trabaja aquí, que hace lo mismo que yo y ya hemos trabajado juntos”.

“Estar en Venezuela es una mierda (sic). Me hablaron, me dijeron: hace falta gente aquí, éste es el sueldo y primero pensé: voy a estar unos seis meses aquí, para probar; pero creo que voy a estar en Monterrey más tiempo, porque la ciudad ha sido muy acogedora, he comido muy buena carne asada”, dijo.

El segundo grupo de extranjeros con más solicitudes de visas de trabajo en Nuevo León, son los venezolanos; después de los coreanos y antes de los chinos, según las cifras del Instituto Nacional de Migración (INM).

De acuerdo a la estadística del organismo, de enero a diciembre del año pasado, en la entidad se emitieron 369 Tarjetas para Residentes Temporales (TRT) y 252 Tarjetas de Residencia Permanente (TRP) para personas originarias de Venezuela.

Sólo detrás de los originarios de Corea del Sur, con mil 176 trámites de TRT y 47 TRP; así como de los chinos, con 308 TRT y 134 TRP.
De hecho, según la misma estadística, a nivel nacional, los venezolanos también son el segundo grupo de extranjeros que más solicitudes de residencia presenta ante el INM.

“En Venezuela, al ser profesionista, sin ser chavista es casi imposible conseguir un empleo bueno y seguir creciendo”, explicó el profesor Phillipe Stoesslé, con especialidad en temas migratorios de la Universidad de Monterrey (UDEM).

El académico añadió que existe una relación histórica entre México y Venezuela, por lo cual ya existe una comunidad muy grande de oriundos de este país en la nación, en consecuencia, muchos de los recién llegados aprovechan ese “capital social” para arribar a suelo mexicano.

“Monterrey como ciudad global, es lo que puede ofrecer (empleo) a la gente, por ejemplo, empresas como Ternium han contratado venezolanos”, dijo.

Señaló que las regiones petroleras como Tabasco o Reynosa, también atraen a una gran parte de esta comunidad.

“La empresa pública petrolera de Venezuela fue monopolizada por los chavistas, entonces, los que no son chavistas y saben de petróleo, se quedaron sin empleo”, dijo; misma fuerza laboral que es aprovechada por esta industria en dichas zonas.

El rostro de la crisis
Venezuela vive una crisis económica y social sin precedentes, explica Claudia Díaz, que junto a su pareja, ambos venezolanos, también decidieron hacer una vida en Monterrey.

No se respetan las leyes, añade, no hay garantía de derechos, no existe respeto a la propiedad privada, la escasez está en niveles nunca antes visto, la inflación cerró en el primer trimestre del 2016 en un 180 por ciento. Aunado a esto, la delincuencia está en niveles históricos.

La organización no gubernamental Seguridad, Justicia y Paz, califican a Caracas, la capital de Venezuela, como la ciudad más peligrosa del mundo, con una incidencia delictiva de 119.87 muertes violentas por cada 100 mil habitantes.

“La población se enfrenta a una crisis económica, política y social nunca antes vista: se enfrentan a hacer filas en supermercados y farmacias para comprar alimentos y medicinas, no los que quieren o necesitan, si no los que consigan; se enfrentan a la inseguridad, ya que en los últimos años esta se ha desbordado”, enfatizó Claudia.

‘¿Volver? No en el corto plazo’
Liliana Ochoa es una periodista venezolana radicada en Madrid desde octubre pasado, donde realiza un Máster en la Universidad Complutense, algo está claro en su horizonte: no volverá a Venezuela, al menos en el corto plazo. En cambio, entre sus opciones para hacer una carrera, sí se encuentra México.

“Con (Nicolás) Maduro (Presidente de Venezuela), creo que lo que más ha cambiado desde el gobierno de (Hugo) Chávez, no es la inseguridad porque ya había. Es la escasez, los productos alimenticios y el sistema sanitario, estamos hablando de la calidad de los hospitales, el hecho de que quieras ir a una clínica, a una privada, y que no haya insumos”, dijo.

En cuanto a las oportunidades para los jóvenes, coincide con Luis al señalar que estas son limitadas.

“La mayoría de las empresas privadas no está contenta con el manejo del gobierno, pero no creo que se deba a un plan malintencionado, porque la forma en que Venezuela funciona, no favorece a una empresario”.

“No se está produciendo casi nada, ni en alimentos, ni manufactura, se produce petróleo, nada más. Aunque en Venezuela el problema no es el desempleo, sino la inflación”, mencionó.


El futuro del país

Las expectativas de que la situación mejore son pocas, a pesar de que cada vez existe mayor molestia entre la comunidad, lo cual podría reflejarse en un mayor flujo de venezolanos no sólo en la ciudad, sino en todo el país, señaló Stoesslé.

“Muchas veces llegué a decir: aquí va a pasar algo. Luego cuando cerraron RCTV pensamos que aquí va a reventar el pedo, cuando empezaron los casos más fuertes de inseguridad, decíamos que iba a pasar algo, siempre es esa sensación de que falta una gota para que rebose”, explica Liliana.

Por su parte, Luis percibe que el gobierno venezolano no tiene ninguna intención en que la situación del país mejore, debido a que, añade, han convertido al Estado en su “latifundio personal”.

“Quienes nos gobiernan no tienen ningún tipo de voluntad, ni amor por el pueblo. Y si los gobernantes, que son la representación del pueblo, quizás sea muy exagerado el silogismo, pero entonces somos malos. Y yo no quiero vivir en un lugar de gente mala”, dijo.