Monterrey

Deportados de EU, una oportunidad de impulso a la productividad: CONOCER

Talento de connacionales debe ser direccionado, dice titular del Consejo.
Édgar Rivera
erivera@elfinanciero.com
06 marzo 2017 10:14 Última actualización 06 marzo 2017 14:55
Alberto Almaguer Rocha, Director General  del CONOCER. (Cortesía)

Alberto Almaguer Rocha, Director General del CONOCER. (Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la llegada masiva de conciudadanos que sean deportados desde los Estados Unidos (EU) al país, se debe crear una bolsa de trabajo con filtros en donde participen autoridades, organismos y cámaras, a fin de que se evalúen y certifiquen sus competencias y habilidades para colocarlos en las empresas que requieren de su talento y así se impulse la productividad, dijo Alberto Almaguer Rocha, Director General del Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER).

“Sin duda, llegará mucha gente talentosa, algunos de ellos técnicos de sectores clave como el automotriz, aeronáutico, manufactura, agro industria, entre otros, y algunos otros con carreras universitarias que se truncan, y se les conoce como dreamers, los cuales cuentan con un potencial de capacidad que puede reforzar a nuestro Sistema Nacional de Competencias para que así sea aprovechado por las industrias de nuestro país”, consideró Almaguer Rocha.

Al ser entrevistado por EL FINANCIERO tras finalizar su participación en el evento "El Futuro del Empleo en México!, organizado por la CONOCER, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y AMERDIRH, destacó que la deportación de mexicanos desde EU, que pareciera ser caótica, en realidad debe ser una oportunidad para capitalizarla y darle impulso a la productividad de las empresas.

“Los deportados deben ser otra opción para un México incluyente, con una perspectiva de desarrollo económico y social. Hay que recordar que tenemos que garantizar un desarrollo humano y social digno, y el país lo debe proveer a toda la población con oportunidades igualitarias en cuestión de salud, seguridad, educación, vivienda, servicios básicos y trabajo”, explicó.

Destacó que CONOCER es impulsor del Sistema Nacional de Competencias (SNC) mediante el cual las instituciones educativas, empresas y trabajadores, se apoyen en la gestión por competencias para la formación, contratación, capacitación y generación de estímulos del talento humano, incidiendo con esto en la productividad y competitividad de México.

“México requiere hoy de los empresarios, trabajadores, docentes y servidores públicos más competentes para enfrentar los desafíos de la coyuntura actual”, señaló.

Dijo que en los últimos meses CONOCER ha trabajado incansablemente para articular programas que vinculen todos y cada uno de los sectores involucrados en las actividades productivas del país, desde las instituciones educativas formales, pasando por aquellos grupos destinados a actividades sociales, como organizaciones de la sociedad civil, hasta llegar a cámaras de industria, confederaciones patronales o gremiales y sectores productivos y de gobierno.

“Creemos firmemente que la relación entre cada uno de estos participantes del desarrollo económico debe ser estrecha y encaminada a generar una sinergia que propicie el acotamiento de las brechas de desigualdad a las que actualmente nos enfrentamos y que no se debe acrecentar con los deportados”, resaltó.

Dijo que para aquellas personas que no están insertas en alguna actividad productiva, el legitimar sus habilidades a través de una certificación, sin importar dónde hayan adquirido la competencia, les garantiza subir sus posibilidades de conseguir un mejor empleo, lo que representa una oportunidad también para los connacionales deportados.

Asimismo, advirtió que la certificación de competencias laborales debe atender en todo momento las necesidades del sector productivo en cuanto a las habilidades deseables de su fuerza laboral, generando estándares de competencia específicos.

“A través de la certificación de competencias de los individuos, CONOCER favorece el reconocimiento de las habilidades del trabajador, lo que lo hace más productivo, además de que le permite contar con más y mejores oportunidades de empleo, aumentando su calidad de vida. Y es una cadena infinita de ganar-ganar".

“Al aumentar la calidad de vida del empleado, su compromiso con la empresa se fortalece, convirtiendo el tiempo laboral en tiempo más productivo, aumentando el rendimiento y los resultados obtenidos por su actividad llevando a la alza el nivel de productividad de la empresa”, expresó Almaguer Rocha.

Mencionó que la productividad es un factor determinante para el desarrollo económico y social de un país.

“Con la productividad crecerá la economía, propiciando en su población beneficios que irán desde mejores oportunidades de empleo, pasando por una adecuada estabilidad social, hasta llevar al país a un nivel de desarrollo sostenido”, puntualizó.