Deducción de Servicios de Subcontratación Laboral
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Deducción de Servicios de Subcontratación Laboral

COMPARTIR

···

Deducción de Servicios de Subcontratación Laboral

En esta ocasión les vamos a describir lo más relevante de lo que las empresas IMMEX deben saber acerca de la deducción de servicios de subcontratación laboral.

Opinión MTY espacio IMMEX Lupita Treviño Martínez
02/11/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Lupita Treviño MartínezFuente: Cortesía

La autoridad fiscal, tras diferir en dos ocasiones el plazo para utilizar el aplicativo de subcontratación laboral “Autorización del contratista para la consulta del CFDI y declaraciones” se llegó el plazo en el que las empresas podían optar por esta facilidad administrativa el pasado 31 de octubre del 2018. En esta ocasión les vamos a describir lo más relevante de lo que las empresas IMMEX deben saber acerca de la deducción de servicios de subcontratación laboral.

En la Tercera Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea para el 2018, publicada el pasado 19 de octubre del 2018, se reformó el Artículo Cuarto Resolutivo de la Primera Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea para el 2018, en la que se difirió hasta el 31 de octubre de 2018 la presentación del contratista del aplicativo informático.

Se determinó de esta forma, para que la contratante realizara la consulta de la información autorizada por el contratista, respecto de las operaciones realizadas durante el periodo de enero a septiembre de 2018.

Por lo anterior, para efectos de la deducibilidad del gasto y acreditamiento del IVA causado por la prestación de servicio en las empresas IMMEX y en general de las compañías que tributen, el contratante requiere contar con el acuse relativo a la consulta de la información autorizada por el contratista, sin inconsistencias.

En caso de que se presente la inconsistencia de que el contratista no sea el patrón de algunos de los trabajadores objeto del contrato. El contratista deberá obtener el acuse sin inconsistencias, y proporcionarlo al contratante, además de cumplir con los demás requisitos que establecen las disposiciones fiscales.

En el caso de que las empresas no hayan optado por utilizar la facilidad del aplicativo, tendrán que reunir y conservar la información en forma documental desde el 1 de enero de 2017 a la fecha, así como cumplir con los demás requisitos que establecen de las leyes fiscales, para soportar la deducibilidad del gasto y el acreditamiento del IVA por estos servicios.

En el supuesto donde el contratante de los servicios no opte por la facilidad de utilizar el aplicativo de subcontratación laboral, este deberá obtener del contratista, la siguiente documentación: 1. Copia de los comprobantes fiscales por concepto de pago de salarios de los trabajadores que le hayan proporcionado el servicio subcontratado. 2. Copia de los acuses de recibo, así como de la declaración del entero de las retenciones de impuesto efectuadas a dichos trabajadores. 3. Copia del pago de las cuotas obrero patronales al IMSS.

En el caso de que el contratante, no recabe la documentación completa, deberá presentar la declaración complementaria para disminuir la deducción del gasto y el acreditamiento del IVA en cada periodo que aplique.

Aun cuando el contratante no haya optado por utilizar el aplicativo, el contratista debe informar mensualmente a las autoridades fiscales, a través de los medios y formatos electrónicos que señale el SAT, la cantidad de IVA que le trasladó en forma específica a cada uno de sus clientes, así como el que pagó en la declaración mensual respectiva.

Es un placer asesorar a las empresas IMMEX de Nuevo León, con el objetivo de que cumplan en forma y tiempo sus obligaciones fiscales.

La autora es Asesora fiscal de INDEX Nuevo León, presidenta del Comité Fiscal CPAAI México y Socia de Impuestos Corporativos CP&A, S.C. Monterrey.

Opine usted: servicios@indexnuevoleon.org.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.