Monterrey

Monterrey debe frenar expansión urbana

Alicia Guajardo Alatorre, experta en desarrollo urbano y presidenta ejecutiva y socia de Neocity, consideró que Monterrey y su zona metropolitana han abusando del medio ambiente con el crecimiento urbano desordenado.
Juan Antonio Lara
08 noviembre 2015 21:8 Última actualización 09 noviembre 2015 10:23
MTY. (Félix Vásquez)

Expertos indican que urge desconcentrar el desarrollo hacia otros municipios y mejorar el transporte y movilidad. (Félix Vásquez)

MONTERREY.- Monterrey y su área metropolitana no debe seguir extendiéndose a diestra y siniestra como lo ha hecho hasta ahora, porque es insostenible, advirtió Alicia Guajardo Alatorre, experta en desarrollo urbano y presidenta ejecutiva y socia de Neocity.

La expansión horizontal de la Ciudad se refleja en el cambio de uso de suelo forestal a urbano, eliminando tierras que anteriormente se usaban para la agricultura y la ganadería.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, del 2000 al 2010 se autorizó el cambio de uso de suelo forestal a urbano a 80 mil hectáreas en el estado.

Y en tan sólo cinco años, del 2010 al 2015, se autorizó el cambio de uso de suelo forestal a urbano a 81 mil hectáreas.

“No podemos seguir extendiéndonos a diestra y siniestra, la mancha de aceite. En Monterrey, tenemos una barrera física, como es el Parque Cumbres y las sierras, pero aún así estamos ahí arriba, trepándonos, escarbando”, indicó Guajardo.

Mencionó que hay que cuidar las áreas naturales protegidas, como el Cerro de la Silla y el Parque Nacional Cumbres, y concentrar los esfuerzos de desarrollo hacia la verticalización, pero de una manera amable, con edificios de cinco o seis pisos, con parques y jardines, como lo han hecho otras ciudades de América y de Europa.

La experta, quien participó en la sesión semanal de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios Capítulo Monterrey, advirtió que se está abusando del medio ambiente con este crecimiento desordenado.

“El gobierno debe proponer el desarrollo de ciudades compactas y para esto hay que dar incentivos fiscales, frenar el precio de la tierra en esas zonas, y dar las condiciones para que se logre este desarrollo”.

Dijo que entre estas ciudades se encuentran Linares, Sabinas Hidalgo y China, con trenes ligeros.

GRAN CONCENTRACIÓN EN AMM

Señaló que Monterrey y su área metropolitana concentran al 90 por ciento del total de la población del estado y los municipios conurbados han crecido de 6 en la década de los setenta a 12 en la actualidad.

Recordó que en los años setenta, los municipios del área metropolitana eran Monterrey, General Escobedo, Guadalupe, San Nicolás de los Garza, San Pedro Garza García y Santa Catarina.

Aunque dijo que ahora se han agregado los municipios de Apodaca, García, Juárez, Cadereyta Jiménez, Salinas Victoria y Santiago, generando congestionamientos y mayores tiempos de traslado.

Comentó que el crecimiento de la mancha urbana ahora se ha extendido a los municipios de Zuazua y Pesquería, donde la instalación de la armadora Kia traerá un desarrollo de nuevas colonias.

“El estado no cuenta a distancia de 100 kilómetros de la metrópoli, con ciudades más fortalecidas en servicios urbanos, con 250 mil habitantes y esto es algo que se debe impulsar”.

Guajardo explicó que este crecimiento horizontal de la zona metropolitana se dio sin un adecuado sistema de transporte público.

“Es preocupante que no se esté pensando más en invertir en un sistema de transporte público de más calidad”, indicó.

En Nuevo León, dijo, hay un padrón de 2 millones de vehículos, mientras que hace 14 años había 900 mil unidades.

“Esto equivale a casi 500 automóviles por cada mil habitantes, comparable a ciudades como Atlanta, que tiene un presupuesto muy superior al nuestro para llevar a cabo obras viales”.
Preguntó si se seguirá con este modelo donde se privilegie el uso de automóvil, con todo lo que genera en materia de accidentes, congestionamiento, contaminación ambiental y consumo de energía.

A Monterrey le falta planificación, visión de largo plazo, aplicación de un mejor modelo de ciudad. Este modelo americano ya no nos acomoda. Tenemos que empezar a cambiar esta mentalidad”.

Dijo que ciudades latinoamericanas como Buenos Aires, Curitiba y Medellín, están mejor planificadas que Monterrey.