De Like al Voto: La importancia del voto joven
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

De Like al Voto: La importancia del voto joven

COMPARTIR

···

De Like al Voto: La importancia del voto joven

La cosa se pone más interesante si algunas encuestas han publicado sobre la indecisión de los jóvenes sobre por quién votar.

Opinión MTY tecnologíco de monterrey Francisco J. Orozco Bendímez
07/05/2018
Placeholder block

Ejercicios de pluralidad en la democracia como lo sucedido hace unas semanas aquí en el Tecnológico de Monterrey nos hacen reflexionar sobre el cómo a veces juzgamos a los jóvenes o a las nuevas generaciones, ya que entre que no sabemos diferenciar a los Millennials y Centennials, pensamos que una de sus características principales es el desinterés y para muestra los siguientes acontecimientos y datos.

Si trasladamos ese sentimiento a nivel global, el ejemplo número uno sin duda es lo acontecido en 2016 con el Brexit, donde el mundo estableció que por distracción e indiferencia de los jóvenes no fueron a votar y dejaron todo en manos de las generaciones mayores para dar paso a la salida del Reino Unido de la Unión Europea: algunas encuestas señalan que más de la mitad de censados entre 18 y 24 años no votaron, y en una encuesta de la cadena Sky elevaba esto hasta un 64 por ciento, mientras los mayores de 45 años votaron contundentemente.

Podrán existir muchos eventos como el Foro Actúa y podrán las redes sociales estar muy activas durante las campañas, pero de nada servirá si los jóvenes no van a las urnas a votar. Si lo ponemos en cifras, la participación si ha aumentado en comparación a las últimas elecciones presidenciales: en 2006, de los jóvenes que tenían entre 18 y 24 años votó el 49 por ciento, cifra que aumentó para 2012 según el IFE en aquel momento a 63 por ciento. En aquel año, había 12 millones de jóvenes en estos rangos de edad de los cuales votaron ocho millones, pero recordemos que un catalizador para que esto se diera fue el famoso movimiento #YoSoy132, el cual a grandes rasgos exigía la libertad de expresión y el derecho a la información.

El escenario luce distinto a aquel 2012, no existe algún movimiento o por lo menos no se vislumbra alguno que pudiera fomentar el voto entre los jóvenes, siendo que el voto juvenil podría definir al ganador a la Presidencia. Con datos del INE en su corte de marzo de este año, podemos conocer los siguientes datos: dos millones 68 mil 209 personas de 18 años votarán por primera vez, dos millones 79 mil 947 tienen 19 años, y en el rango de los 20 a 24 años hay 11 millones164 mil 650 jóvenes listos para votar, es decir, por ahí de un 25 por ciento más que las elecciones de 2012, y si estos datos los extendemos a los que tienen 29 años podemos decir estos representan el 30 por ciento del padrón total para estas elecciones.

La cosa se pone más interesante si ponemos las cifras que algunas encuestas han publicado sobre la indecisión de los jóvenes sobre por quién votar. Sólo en la Ciudad de México, algunas encuestas mencionan que el 40.8 por ciento de los jóvenes entre los 18 y 34 años de edad aún no tienen decidido por quién van a votar.

Está claro, existe una gran área de oportunidad para el INE, pero sobre todo para los candidatos. Sin embargo, y esto ha sido a título personal, los partidos no han visto esto y los candidatos han sido pobres y nada claros en cuanto a sus propuestas en temas importantes para los jóvenes como lo son los incentivos para la creación de empleo así como para emprender, o mejoras en los programas educativos y becas, o posturas más firmes sobre la equidad de género y el matrimonio igualitario, ni se ha escuchado fuerte el cuál será la política ambiental.

Lo interesante será para lo que resta de campaña el cómo le harán los candidatos para que los jóvenes pasen del like al voto o ¿definitivamente los jóvenes se aburrirán y no saldrán a votar?

Antes de despedirme, si me gustaría mencionar sobre el odio que se ve en las redes sociales, seamos tolerantes y no caigamos en una guerra sin sentido. Es obvio que las campañas tienden a dividir, pero México no se puede dar el lujo de que suceda esto. Estamos ante una gran decisión y debemos comportarnos a la altura de esta, no me resta más que decir #RespetoEnLasRedes.

El autor es contador y profesor de Contabilidad y Finanzas de la Escuela de Negocios del Campus Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.