Monterrey

Das Reichstag

OPINIÓN. Para 1933, apenas unas pocas semanas después de la toma de posesión de Hitler, un incendio consumió el edificio en donde sesiona el parlamento alemán.
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp 
morenotrip@ gmail.com.mx
24 abril 2017 9:52 Última actualización 24 abril 2017 9:52
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

El Reichstag es el edificio en donde sesiona el parlamento alemán, que es el Bundestag alemán. Está situado en Berlín a unos metros de la puerta de Brandemburgo, la embajada americana y otras más.

En la fachada está escrita la leyenda: “Dem Deutschen Volke” que puede ser traducido como: [dedicado] al pueblo alemán. Este edificio fue construido entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Para 1933, apenas unas pocas semanas después de la toma de posesión de Hitler, un incendio lo consumió. Se le achacó la culpa a un comunista holandés y fue ejecutado al año siguiente.

Hacia el final de la segunda guerra mundial fue capturado por el ejército rojo quienes vieron en el edificio un valor más que simbólico ya que consideraron que representaba el -o uno de los- centros de poder alemanes. Ya para esas fechas, el devastado y hambriento pueblo alemán sembraba en los alrededores para tener que comer. Ojo: fueron las consecuencias de hacerle caso a un loco.

Rusia, Estados Unidos, Inglaterra y Francia, se dividieron Alemania al término de la segunda guerra mundial y Berlín sufrió la misma suerte.

Bonn se convirtió en la capital de la República Federal de Alemania y Berlín permaneció como capital de la República Democrática Alemana, bajo el dominio ruso.

En la época de la guerra fría, el muro de Berlín se construyó entre la puerta de Brandemburgo y el Reichstag. Hoy se puede ver en el concreto y en algunas partes del pavimento, la línea por donde pasaba el muro en esa sección de la ciudad. Se puede argumentar que inspiró a Pink Floyd para su álbum The Wall. Para 1989, las famosas palabras de Ronald Reagan: “Mr. Gorvachov, tear down that Wall”, acabaron con la guerra fría. Esas palabras hacen eco hoy en día.

Fue hasta principios de los 90’s que el parlamento finalmente regresa a su sede, solo que había que adecuarlo. Se llevó a cabo un concurso y ganó Sir Norman Foster. Sí, el mismo que dirige el despacho que diseñó lo que será el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

El parlamento sesiona en la sala de plenos y tiene una enorme águila en una de las paredes. Los asientos, vistos desde el Domo, se ven más bien austeros.

En la parte superior, se encuentra el mencionado Domo, la obra de Foster. Es una cúpula de 40 m. de diámetro y 23 de altura. Hecha de acero y vidrio, en su interior hay un pasillo ascendente a una terraza abierta en su parte superior para que sirva de ventilación y el agua de lluvia se aprovecha. Otro elemento es una enorme cortina de acero que gira de acuerdo a la posición del sol para dar sombra a los parlamentarios ya que se les puede observar desde arriba.

Esa es precisamente la genialidad del diseño: Por encima de los diputados y senadores, está la gente y los está observando en su actuar.

Ojalá alguien pudiera diseñar un domo así que abarcara todo el espectro político Mexicano.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Em- presas, en el IPADE. Se desempeñó como Director Gen- eral de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcio- nar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.