Monterrey

Daño reputacional, el efecto más grave para NL por violación en Kia

El gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, ‘El Bronco’, publicó el pasado jueves en las redes sociales el contrato que firmó su antecesor Rodrigo Medina de la Cruz con la armadora de autos.
Leticia Hernández
22 noviembre 2015 23:19 Última actualización 23 noviembre 2015 6:34
Kia. (Cortesía)

Kia. (Cortesía)

El daño reputacional puede ser la consecuencia más grave que padezca el gobierno de Nuevo León por haber violado la cláusula de confidencialidad en el contrato que firmó con la empresa coreana Kia Motors, particularmente tratándose de una entidad con alta vocación empresarial, señaló José María Manzanilla Galaviz, abogado experto en Derecho de los Negocios.

“Habría que ver exactamente en qué contraviene a Nuevo león y sus habitantes lo pactado en el Contrato Principal, firmado entre el gobierno del estado y Kia, para que la actual administración lo ventile ahora públicamente, desconociendo las Cláusulas de Confidencialidad del mismo, firmadas por la anterior administración”, dijo.

El gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, ‘El Bronco’, publicó el pasado jueves en las redes sociales el contrato “ventajoso” que firmó su antecesor Rodrigo Medina de la Cruz con la armadora de autos.


El también profesor de posgrado en el ITAM, Universidad Panamericana, IPADE y de la Facultad de Derecho de la UNAM, explicó que el gobierno de Nuevo León, como todos las autoridades, puede actuar sin sus facultades soberanas al firmar contratos o cláusulas de este tipo, es decir, en forma similar a lo que haría un particular, cuidando siempre el interés público y observando desde luego la legislación administrativa estatal aplicable.

“Al llegar un nuevo titular asume los derechos y obligaciones del anterior, y debería respetarlos. De no hacerlo se sufre un daño reputacional, ya que entonces la palabra -en su caso la firma del Ejecutivo Estatal- no tiene ninguna credibilidad y esto parece muy preocupante particularmente en un Estado con alta vocación empresarial como Nuevo León”, señaló el abogado.

El pasado jueves, directivos de la automotriz asiática revelaron que la planta de Kia, ubicada en Pesquería, Nuevo León, muestra de tres a siete meses de retraso en obras de construcción -dependiendo el área-, por el incumplimiento de promesas que realizó el gobierno del estado.

En un recorrido por la fábrica Héctor Huerta, gerente de la construcción, detalló que el principal problema es que no han movido un gasoducto de la empresa Kinder Morgan, firma distribuidora de gas, que cruza el terreno de la planta, poniendo en peligro a miles de personas.