Monterrey

Cumpliendo nuestro compromiso social

OPINIÓN. Las obligaciones o responsabilidades van subiendo de nivel llegando así a las que se adquieren al desempeñar una actividad laboral, en donde se tienen que cumplir a las que se comprometió, pero no solamente en función de la paga, sino primordialmente por el mencionado compromiso que se adquirió al ingresar a una empresa.
ECOLOGÍA SOCIAL
Antonio Tamayo Neyra
anttamayon@gmail.com
11 agosto 2017 10:11 Última actualización 11 agosto 2017 10:11
Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

La verdadera o real convivencia social, implica, aunque no lo parezca, que todos los integrantes de una comunidad por pequeña o grande que sea, cumplan con las responsabilidades que les corresponden, teniendo por ello el derecho de pertenecer a dicha comunidad.

Estas responsabilidades inician posiblemente desde sus obligaciones cívicas básicas asentadas en la legislación correspondiente, sus obligaciones ciudadanas; teniendo por lo tanto la responsabilidad de cumplir plenamente las mencionadas obligaciones.

Y estas obligaciones o responsabilidades van subiendo de nivel llegando así a las que se adquieren al desempeñar una actividad laboral, en donde se tienen que cumplir a las que se comprometió, pero no solamente en función de la paga, sino primordialmente por el mencionado compromiso que se adquirió al ingresar a una empresa; en otras palabras, es una responsabilidad social que se adquiere plenamente en todos sus aspectos.

Y es social porque está hecha por y para seres humanos que integran una organización, independientemente si es pública o privada, con o sin fines de lucro.

Por otro lado, pensemos por ejemplo que al irse a la cama, cuántas personas en diversas actividades están haciendo algo para que se pueda estar durmiendo de forma plena; están los policías, pero también los “responsables” de que no haya fallas en la energía eléctrica, los encargados de los servicios de agua y gas por mencionar tan solo algunos.

Al despertar en la mañana, ya están laborando quienes trabajan en los medios de comunicación, ya sea radio, televisión y prensa escrita, el personal de vigilar el tránsito; y así sucesivamente podemos seguir mencionando otras tantas actividades que son realizadas por personas que nunca conoceremos, pero que nos confiamos a que estarán cumpliendo sus responsabilidades en forma plena para que la sociedad en conjunto pueda moverse y desarrollar sus actividades, ya sean estas personales o laborales.

Pero también hay que considerar que, si bien hay terceros que están cumpliendo sus responsabilidades y con ello me ayudan en mis propias actividades, yo también tengo la responsabilidad de cumplir mis funciones de manera plena y completa y no a medias, ya que esto sería irresponsable, y esto se lo pedimos también a los terceros antes mencionados.

En una palabra: tengo que cumplir lo mío o la parte que me corresponde, porque todos están cumpliendo de forma plena la parte que les corresponde; esto puede decirse que es la responsabilidad social, el que todos, ya seamos personas, empresas y gobierno, cumplan o cumplamos en forma plena el compromiso que se adquirió para realizar determinada actividad, ya sea productiva o de servicio.

Tenemos un compromiso social porque vivimos en sociedad, y por ello la responsabilidad de cumplirlo. Y es por ello necesario generar una conciencia social, percatarse como se dijo antes, que vivimos en sociedad y que es necesario cumplir nuestra responsabilidad social.

Si nadie cumple su responsabilidad de forma plena, estaremos viviendo en una sociedad que se sumerge en el caos, y no quiero pensar que nos estamos dirigiendo a ello.

Seguiremos platicando ….

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.