Monterrey

Cultura, economía y responsabilidad social

OPINIÓN. Es necesario desde la casa y en la escuela procurar una cultura de percatarse de las consecuencias de todo lo que se hace y dice también, y esto, aunque suene tautológico lleva implícita la parte social.
ECOLOGÍA
SOCIAL

ANTONIO
TAMAYO
NEYRA
15 abril 2016 10:5 Última actualización 15 abril 2016 10:10
Antonio Tamayo Neyra

Antonio Tamayo Neyra

Es poco común el ver relacionado o ligado el tema de Responsabilidad Social con aspectos culturales y económicos, como si dichas temáticas pertenecieran a mundos diferentes y más todavía distantes, sin embargo considero que tienen mucho que ver entre ellas.

El hablar de la Responsabilidad Social ya sea empresarial o individual, lleva implícito el tener clara conciencia de la existencia de los demás como lo dice la más común de sus definiciones, percatarse del impacto que tienen las propias actividades sobre el resto de la sociedad o en parte de ella.

Pero la generación de esa conciencia no se da porque sí, implica el generar y desarrollar una cultura en la cual tanto las personas como las empresas además de percatarse de la existencia de “los otros”, fomente esa habilidad para medir y reconocer con pleno conocimiento y libertad, de las consecuencias de todo lo que se hace.

Tal vez suene obvio lo expresado en el párrafo anterior, pero quiero remarcarlo porque con el tiempo y su uso continuo algunas palabras como que se “desgastan” y se devalúan o se desvalorizan y pierden su significado real o su impacto en toda su dimensión.

Por lo anterior es necesario desde la casa y en la escuela procurar una cultura de percatarse de las consecuencias de todo lo que se hace y dice también, y esto, aunque suene tautológico lleva implícita la parte social.

Esto que en palabras puede sonar muy bonito, no es para quedarse únicamente en la parte filosófica o etérea, su implicación práctica implica de suyo el generar una convivencia sana tanto con amigos, extraños, clientes, proveedores y con la sociedad en general.

Al tener esa cultura responsable va permitir provocar la confianza, concepto clave en toda relación social; y permitirá también propiciar la cooperación, donde, ya sea individuos y/o empresas, trabajarán de manera conjunta y compartida para alcanzar un objetivo común.

Lo último mencionado se refiere también a la parte económica, ciencia social que ha perdido esta connotación original, enfilándose ahora únicamente a la búsqueda de las utilidades sin considerar sus repercusiones sociales.

Es así que ahora la Responsabilidad Social tiene ese hándicap, esa mentalidad económica pervertida donde el valor supremo es la utilidad, la obtención de ganancias en primera persona, a costa e inclusive en perjuicio de alguno sector o de países enteros. Las crisis financieras y el grave problema del calentamiento global son claras pruebas de esa degeneración o perversión mencionada.

La lección es clara, se requiere desaprender esa cultura egoísta e individualista, y rehacer el tejido social teniendo como hilo conductor la responsabilidad que genere y fomente la confianza y la cooperación y con ello una mejor convivencia social y también económica.

Poco o nada servirán los impresionantes avances tecnológicos y las llamadas redes sociales si no propician una verdadera integración social.

Seguiremos platicando …

* http://ecologiasocial.com.mx/
  Blog: http://atamayon.blogspot.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.