Monterrey

¿Cuánta presión puede
soportar nuestra economía?

Opinión. Banxico incrementó la tasa de referencia nacional en 0.5 puntos base para ubicarla en 5.75%, con la finalidad de preservar la estabilidad cambiaria y cumplir con los objetivos inflacionarios.
OPINIÓN ACADÉMICA UANL

JORGE O. MORENO TREVIÑO​
16 diciembre 2016 11:3 Última actualización 16 diciembre 2016 11:6
Jorge O. Moreno Treviño

Jorge O. Moreno Treviño

Durante las pasadas dos semanas nuevos eventos locales e internacionales han continuado cimbrando y poniendo a prueba la
estabilidad de nuestra economía, y la capacidad de nuestro sistema
financiero para administrar la incertidumbre añadida por tales cambios. Para cerrar este complicado e histórico año 2016, tres eventos en particular han puesto mayor presión en nuestra economía: las políticas anunciadas y adoptadas por el presidente electo norteamericano Donald Trump en contra de empresas que favorezcan la inversión extranjera con México, el anuncio del aumento en la tasa de interés de referencia de la Reserva Federal de Estados Unidos y el ajuste realizado por el Banco de México (Banxico) en el mismo rubro, y la renuncia de Agustín Carsterns al frente del Banxico a partir de julio del próximo año. En primer lugar, tenemos el inicio de actividades directas
del presidente electo Trump para sancionar a empresas que decidan
mover su producción para invertir en México. Con acciones concretas
relacionadas a incrementar la carga fiscal y la “sanción política” a dichas empresas (específicamente en su reputación, y por ende las
expectativas de rentabilidad de dichas empresas), los anuncios de
Trump muestran que México será un antagonista y objeto de interés
para obtener el apoyo interno que éste necesita. Lo que resulta más
preocupante, al margen de la capacidad de modificar los términos del TLCAN, es la falta de una estrategia interna que brinde certeza a quienes decidan ampliar su posicionamiento en nuestro país.

El martes pasado, y en el marco de la entrega del Premio Banamex de
Economía 2016, el director general de Grupo Financiero Banamex,
Ernesto Torres Cantú, ratificó que esta institución destinará al país una inversión de 25 mil millones de pesos durante los próximos cuatro años. Este anuncio, en conjunto con la nueva inversión en el sector energético por parte de BHP Billiton en conjunto con Pemex para la exploración y explotación del yacimiento petrolero Trión, constituyen (en palabras del secretario de hacienda José Antonio Meade) pruebas de que el mercado confía en la capacidad del país para continuar siendo una economía atractiva y redituable para el inversionista. En segundo lugar,
el anuncio hace un par de días por parte de la Reserva Federal de EUA de incrementar la tasa de interés de referencia en 0.25 puntos base, para situarla en el rango de 0.5 a 0.75 por ciento, inmediatamente
ocasionó un incremento en la volatilidad del tipo de cambio, como producto de lo que se espera un cambio gradual en la política monetaria de este país revirtiendo su tendencia de mantener los canales de crédito a un bajo costo.  

Como respuesta, el día de ayer, Banxico incrementó la tasa de referencia nacional en 0.5 puntos base para ubicarla en 5.75%, con la finalidad de preservar la estabilidad cambiaria y cumplir con los objetivos inflacionarios.Finalmente, si bien a estas alturas ya se han dedicado muchas páginas para analizar los efectos esperados y las razones potenciales de la renuncia del Dr. Agustín Carsterns como gobernador del Banxico para aceptar la gerencia general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), no deja de ser una noticia importante para nuestra economía en términos del impacto en expectativas sobre la política pública nacional. De hecho, al hacerse público el aviso, esto incrementó marginalmente la
volatilidad del tipo de cambio. Y es que Carstens es reconocido por haber llevado una política monetaria apegada al mandato (estabilidad
en precios) y buscando proteger la autonomía de la institución, aún en momentos en que se requirió su presencia al lado del secretario de hacienda para anunciar medidas en búsqueda de la estabilidad en los mercados. Empero, considerando las fuertes presiones que ha tenido la economía mexicana, es necesario preguntarse si este aviso pudo prudentemente haber esperado unos meses. Ante todos estos cambios, la reacción de los mercados financieros ha sido la esperada con una depreciación de la moneda que ubica al dólar en su tipo de cambio FIX en 20.59 pesos.

Así también, los ajustes negativos a las expectativas de crecimiento de México reflejan el difícil año 2017 que tenemos al frente. Nuestra economía sigue mostrando la admirable fortaleza de su sistema
financiero y productivo frente a la incertidumbre reciente; no obstante,
resulta fundamental cuidar que ésta pueda brindar sus frutos de prosperidad a todos por igual, dejando de poner a prueba su capacidad
para soportar simultáneamente tantas noticias adversas externas, y los enormes problemas y retos internos que aún prevalecen.

* Doctorado en Economía en la Universidad de Chicago. Es Profesor-
Investigador de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-CONACYT Nivel 1.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.