Monterrey

Crecimiento económico
y bienestar

OPINIÓN. De acuerdo con el Better Life Index (OECD), México ha mejorado en la última década en la calidad de vida de sus ciudadanos.
Tecnológico de Monterrey 
OPINION ACADÉMICA
Norma A.M Hernández
normahernandez@itesm.mx
04 enero 2016 10:41 Última actualización 04 enero 2016 12:47
Norma A. Hernández

Norma A. Hernández

El crecimiento económico ha sido la métrica utilizada para comparar las condiciones socio-económicas que presentan diferentes comunidades de un país o los mismos países. La tendencia de bajo crecimiento durante los últimos años en México, alrededor de 2.4 por ciento este año, y que al parecer seguirá hasta el final del sexenio, es factor de interés para el gobierno y empresarios. ¿Quién habla de los ingresos promedio de un empleado y de su bienestar, tanto en el trabajo como en su vida personal?.

Algunos economistas han empezado a reconocer que el crecimiento económico medido por el PNB (Producto Nacional Bruto), una medida en pesos, no logra medir todos los factores que son importantes en la medición del bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos de una población o comunidad.

De acuerdo con el Better Life Index (OECD), México ha mejorado en la última década en la calidad de vida de sus ciudadanos. De acuerdo con este mismo índice, México presenta mejores resultados por arriba del promedio de otros países de la OECD en unos pocos indicadores de bienestar, como el de la percepción de bienestar personal subjetivo y compromiso cívico (algo asi como responsabilidad social), y abajo del promedio en los indicadores de trabajo e ingreso, salud, calidad ambiental, casa, educación, balance vida-trabajo, redes sociales, entre otros. Al parecer todavía hay considerable tarea pendiente para nuestras autoridades ya sea del PRI, PAN y ahora tan de moda los candidatos independientes, esperemos estos tomen en cuenta los indicadores reportados por OECD para hacer que mejora la calidad de vida de los ciudadanos que hemos depositado nuestra confianza en ellos y creído sus promesas.

El primer beneficio que viene a la mente del ciudadano de tener un crecimiento económico es el de disponer de un incremento en su ingreso. El dinero, no compra la felicidad, pero es un medio importante para alcanzar un nivel alto o al menos aceptable de estándar de vida. Sin embargo, el ingreso per cápita del mexicano es de aproximadamente 10 mil 325 dólares anuales (Banco Mundial), menos que el promedio del OECD de 25 mil 908 dólares.

Expertos en economía y psicología, entre ellos Daniel Kahneman premio Nóbel en 2002, han empezado a desarrollar mediciones confiables de “bienestar subjetivo”, el mismo presidente Obama y asesores económicos ha apoyado la iniciativa y nuestras autoridades en el DF y Monterrey han hecho programas de bienestar en salud principalmente para la comunidad.

Así también, países como Francia, Inglaterra y el mismo Estados Unidos han empezado a medir el bienestar en sus diferentes vecindarios o comunidades.

La literatura actual en el tema explica que existe un conjunto de factores que necesitamos para sentirnos bien o tener bienestar y se encuentran en 5 áreas principales:
Bienestar Profesional: como ocupamos nuestro tiempo y que tanto nos gustan nuestras actividades cotidianas, como es el trabajo.
Bienestar Social: el contar con relaciones confiables y de apoyo. En esta área se incluyen factores como la frecuencia de eventos agradables con nuestra familia y amigos, aprender a hacer cosas interesantes, ser tratado con respeto.

Bienestar Financiero: Administrar efectivamente nuestro ingreso económico para reducir el stress e incrementar la seguridad.
Bienestar Físico: Tener una buena salud y suficiente energía para llevar a cabo nuestras tareas cotidianas.

Bienestar comunitario: El sentido de compromiso e involucramiento que tenemos con el área en el que vivimos. Aquí podemos evaluar el acceso a agua limpia, medicina, un lugar seguro para ejercitarse y el acceso a servicios médicos, satisfacción con el lugar en que se vive y la sensación de seguridad al caminar a solas por las noches.

Si bien el crecimiento económico está relacionado con el bienestar de los individuos, es un concepto relativamente nuevo el cual se debe empezar a analizar e implementar a la realidad de nuestro país donde hay 55.3 millones de pobres que representa el 46.2 por ciento de la población, con altos índices de informalidad superando al empleo formal, se calculan 28.6 millones de informales y con una percepción de inseguridad del 73.2 por ciento (INEGI 2015). Así, es prioritario empezar a contar con indicadores de bienestar en las comunidades, y diseñar políticas públicas en México para fortalecer la percepción de bienestar de los ciudadanos, como lo están empezando a realizar Francia, Inglaterra y Estados Unidos. El reto es lograr un crecimiento del bienestar de los habitantes paralelo al económico, después de todo no se puede negar que el crecimiento económico es en gran medida un factor importante para detonar el bienestar de la persona, la comunidad y la de un país como México.

* La autora es Directora Asociada de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.