Monterrey

Crece Nuevo León
más que el país

OPINIÓN. El motor principal de la economía nuevoleonesa en el periodo mencionado fue el sector terciario, que incluye el comercio, transportes, comunicaciones, educación, salud, turismo y servicios en general.
OPINIÓN 
ACADEMICA

UANL

CESÁREO 
GAMEZ
06 mayo 2016 11:19 Última actualización 06 mayo 2016 11:29
Cesáreo Gámez

Cesáreo Gámez

La economía del estado de Nuevo León creció a una tasa anual de 5.9 por ciento durante el cuarto trimestre de 2015, más del doble del crecimiento registrado por la economía del país en el mismo periodo (2.5 por ciento). Lo anterior se da a conocer el último reporte del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE), que elabora el INEGI.

Ademàs, el reporte del INEGI da a conocer que en el cuarto trimestre de 2015 la economía de Nuevo León contribuyó con 0.45 puntos a la tasa general de crecimiento del país, siendo la segunda entidad en la Repùblica, solamente superada por la Ciudad de Mèxico. Las contribuciones se obtienen ponderando las tasas de crecimiento con la participación que cada estado tiene en el indicador total.

Con el resultado del cuarto trimestre, el crecimiento de la economía nuevoleonesa en 2015 fue de 6.0 por ciento, siendo el sexto año consecutivo en el que crece por encima del promedio nacional. La importancia del PIB de Nuevo León en la economía mexicana se ha incrementado de 6.9 a7.5 por ciento en los últimos seis años.

El motor principal de la economía nuevoleonesa en el periodo mencionado fue el sector terciario, que incluye el comercio, transportes, comunicaciones, educación, salud, turismo y servicios en general.

Este sector creció a una tasa anual de 7.9 por ciento en Nuevo León, siendo la segunda entidad en el país, superado solamente por el estado de Guerrero, que registró una tasa de 11.5 puntos porcentuales.

El sector terciario es el más importante en la economía de Nuevo León, contribuyendo con casi dos terceras partes (61por ciento) del producto interno bruto generado en la entidad.

El sector secundario, que incluye la industria en sus diversas manifestaciones, como las manufacturas, construcción y minería, registró una tasa de crecimiento anual de 2.9 puntos porcentuales en el periodo.

Esto coloca al crecimiento industrial de Nuevo León en el lugar número catorce a nivel nacional, superado por entidades como Sinaloa, Colima, Zacatecas e Hidalgo, que registraron tasas cercanas a 10 por ciento en el periodo.

El sector primario del estado, que incluye agricultura, ganadería y las actividades agropecuarias en general, registró una disminución de (-6.4) por ciento durante el último trimestre de 2015.

Contrastes entre empresas.

El INEGI dio a conocer los Indicadores de Confianza Empresarial (ICE) correspondientes a abril de 2016. Dichos indicadores permiten conocer, casi inmediatamente después de terminado el mes de referencia, la opinión de los directivos empresariales de los sectores manufacturero, de la construcción y del comercio sobre la situación económica que prevalece tanto en el país como en sus empresas.

El ICE se compone de cinco subíndices: si el momento actual es oportuno para invertir, la situación actual y futura del país y la situación actual y futura de la empresa, comparada con la que tenía hace doce meses y la esperada dentro de doce meses.

En abril, estos indicadores mostraron tendencias contrastantes. El ICE del sector comercio se elevó 0.5 puntos y el manufacturero 0.4 puntos; en contraste, el de la industria de la construcción disminuyó (2.2) puntos en abril pasado, frente al mismo mes de 2015.

El aspecto mejor calificado por los empresarios de la industria manufacturera fue la situación esperada para el futuro de su empresa, con un incremento de 1.2 puntos, mientras que en el sector comercio la oportunidad del momento presente para invertir registró un incremento de 3.1 puntos en referencia al mismo mes del año anterior.

En contraste, los empresarios del sector de la construcción se mostraron pesimistas en todos los componentes del ICE, destacando el momento para invertir, con (-3.6) puntos y la situación presente del país y de la empresa, con una disminución de (-2.4) puntos.

* El autor es economista de la UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.