Monterrey

Crece la delincuencia en Nuevo León

Opinión. La encuesta estima que para 2015 el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito representó un monto de 236.8 mil millones de pesos, es decir, 1.25 por ciento del PIB, lo que equivale a 5,905 pesos por persona afectada por la delincuencia.
OPINIÓN ACADÉMICA
UANL

CESÁREO GÁMEZ​
14 octubre 2016 10:10 Última actualización 14 octubre 2016 10:11
Cesáreo Gámez

Cesáreo Gámez

El número de víctimas de algún delito en Nuevo León se incrementó
3.9 por ciento durante el 2015, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE) 2016, dada a conocer recientemente por el INEGI.

Con esto, el número de víctimas de algún delito en nuestra entidad llegó a 25 mil 203 por cada 100 mil habitantes adultos durante 2015.

La ENVIPE permite hacer estimaciones estadísticas sobre la victimización que afecta de manera directa a las personas y a los hogares en los delitos de robo de vehículo; robo en domicilio; robo o asalto en calle o transporte público; otros delitos como allanamiento, fraude; extorsión; amenazas verbales; lesiones, secuestros y delitos sexuales.

Delitos como narcotráfico, delincuencia organizada y la trata de personas, entre otros en este tipo de categoría, no son susceptibles
de medirse en una encuesta de victimización.

El mayor número de víctimas por cada 100 mil habitantes en el país se registró en el Estado de México, con 45 mil 795, seguido por la Ciudad de México con 30 mil 475.

El promedio nacional para 2015 fue de 28 mil 202 adultos por cada 100 mil habitantes. 

De acuerdo con la encuesta, los delitos que más afectaron a los ciudadanos nuevoleoneses fueron: robo o asalto en la calle o transporte público, extorsión y robo de vehículo, en ese orden.

El gasto de los hogares en medidas para protegerse de la delincuencia en 2015 tuvo un incremento de 17.7 por ciento respecto del estimado en 2014. 

Esto representa el mayor cambio porcentual desde que se comenzó a aplicar la encuesta en materia de gasto. Entre las principales medidas tomadas estuvieron: cambiar o colocar cerraduras y/o candados,
cambiar puertas o ventanas y colocar rejas o bardas.

La llamada “cifra negra”; es decir, el nivel de delitos no denunciados o que no derivaron en averiguación previa fue de 93.7 por ciento a nivel nacional durante 2015, mientras que en 2014 fue de 92.8 por ciento.

La ENVIPE 2016 estima que los principales motivos que llevan a la población a no denunciar un delito son circunstancias atribuibles a la autoridad, tales como considerar la denuncia como pérdida de tiempo, con 33 por ciento y la desconfianza en la autoridad con 16.6 por ciento.

Otras causas mencionadas fueron miedo al agresor, delito de poca importancia o falta de pruebas.

La encuesta estima que para 2015 el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito representó un monto de 236.8 mil millones de pesos, es decir, 1.25 por ciento del PIB, lo que equivale a 5,905 pesos por persona afectada por la delincuencia.

Las medidas preventivas representaron un gasto adicional de 77.9 mil millones de pesos.

A pesar de que las cifras proporcionadas por la ENVIPE corresponden a 2015, el incremento en la delincuencia en sus diferentes modalidades en Nuevo León ha sido una de las desafortunadas características del
primer año de mandato del Gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

El combate a este fenómeno debe ser, sin duda alguna, una de las prioridades principales del actual régimen, para garantizar a los ciudadanos el derecho elemental a la seguridad en sus personas y PARA sus bienes. 

Por otra parte, en los primeros días de octubre se dieron a conocer dos documentos que reflejan el empeoramiento de las perspectivas de corto plazo para la economía mexicana.

El primero de ellos es el World Economic Outlook (WEO), publicado por el Fondo Monetario Internacional. El WEO del FMI, reduce la expectativa de crecimiento para México a 2.1 por ciento durante el 2016 y a 2.3 por ciento para el siguiente año.

Este ajuste se debe principalmente al pobre desempeño de la
economía mexicana en la primera mitad del año.

Por otro lado, la encuesta mensual de especialistas en economía del sector privado, que elabora en Banco de México, bajó sus proyecciones de crecimiento a 2.13 por ciento para 2016, 2.36 por ciento para 2017
y 2.95 puntos porcentuales para 2018.

* El autor tiene un Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es
profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.