Monterrey

Crece el empleo y aumentan los ingresos en Nuevo León

OPINIÓN.
UANL OPINIÓN ACADÉMICA
Cesáreo Gámez
26 mayo 2017 9:21 Última actualización 26 mayo 2017 9:45
Cesareo Gamez

Cesareo Gamez, economista dela UANL.

La población ocupada creció y los ingresos subieron en Nuevo León en el primer trimestre de 2017, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), que elabora en INEGI.

El INEGI informó que la población ocupada en Nuevo León creció 5.0 en el último año, llegando a 2 millones 326 mil personas en el primer trimestre de 2017. En ese mismo documento se indica que el ingreso promedio por hora trabajada pasó de 41.2 a 45.9 pesos en el periodo en cuestión.

Esto significa un ingreso mensual aproximado de 7 mil 962 pesos en el primer trimestre de 2017, lo que implica un alza de 12.4 por ciento contra el ingreso detectado en el mismo lapso de 2016 (7 mil 085 pesos). Con esto, el ingreso total de la población ocupada recibido en este trimestre fue de 18 mil 526 millones de pesos por mes, un alza de 18.0 por ciento contra el año pasado.

Los sectores con mayores aumentos en la ocupación fueron el comercio, con 41 mil plazas (10.7 por ciento), los restaurantes y hoteles, con 35 mil empleos nuevos (26.2 por ciento) y los transportes y comunicaciones, con un incremento de 10 mil plazas laborales.

La industria de la construcción generó 20 mil plazas nuevas en el periodo considerado, mientras que el empleo en las industrias manufactureras quedó virtualmente estancado, con un alza de sólo 0.3 por ciento.

En lo referente a la economía informal, el empleo detectado en este tipo de actividades subió en 26 mil 750 personas en el último año, hasta 482 mil nuevoleoneses, o sea el 20.7 por ciento de la población ocupada en la entidad.

Otro aspecto interesante son los trabajadores por cuenta propia. Este tipo de empleo se incrementó 8.8 por ciento durante el periodo considerado, llegando a integrar a 367 mil ´personas en el primer trimestre. Esto representa el 15.8 por ciento del empleo total.

Según la ENOE, el número de desempleados en Nuevo León pasó de 103 mil 239 personas en el primer trimestre de 2016 a 90 mil 809 en el mismo trimestre de 2017, lo cual significa una reducción de 12.0 por ciento.

Como resultado la tasa de desempleo abierto en Nuevo León bajó de 4.5 a 3.8 por ciento de la población económicamente activa (PEA) entre el primer trimestre de 2016 y el mismo lapso del año en curso. Un aspecto interesante es el número de personas que se encuentran desempleadas porque tuvieron que cerrar o abandonar un negocio propio.

Los nuevoleoneses en esta situación pasaron de mil 386 personas en el primer trimestre de 2016 a 5 mil 006 en 2017, lo que representa un incremento de 261.2 por ciento. Hay una baja en todos los niveles educativos reportados por la ENOE, excepto en los desempleados con educación media y superior.

El desempleo en los nuevoleoneses con educación superior subió en 10.9 por ciento en el último año, llegando a 34 mil 237 personas en el primer trimestre de 2017, esto es el 37.7 por ciento del total de desempleados en el estado.

UNA BUENA Y UNA MALA
En los últimos días se dieron a conocer dos noticias. La primera fue el anuncio que el producto interno bruto (PIB) de México creció a una tasa anual de 2.6 por ciento en el primer trimestre del año.

Esta alza es la mayor en los últimos cuatro trimestres, por encima de lo esperado por los analistas, lo que puede indicar el inicio de una recuperación de la economía antes de las próximas elecciones.

Por otro lado, la inflación alcanzó una tasa anual de 6.17 por ciento en la primera quincena de mayo, la tasa más alta desde abril de 2009. Un eventual repunte de la inflación sería un retroceso para la economía mexicana, en uno de los factores que se había mantenido controlado en los últimos años.

Ya nos encontramos muy cerca de las elecciones que tendrán lugar en diversas entidades, entre otras el Estado de México.

Como sucede casi siempre en estos casos, el gobierno actual, en este caso del PRI, ha recurrido al aumento del gasto público, en especial el llamado gasto visible, consistente en diversos bienes y servicios claramente perceptibles para el electorado, para subir su popularidad y, eventualmente, sus probabilidades de alcanzar la victoria electoral. Hasta el momento, las encuestas de opinión están favoreciendo a la oposición.

Esperemos los resultados, porque serán muy significativos para los próximos comicios para la Presidencia de la República.

El autor es economista dela UANL, con Doctorado en la Escuelade Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.