Contabilidad Electrónica y Factura Electrónica: ¿Sólo para el cumplimiento fiscal?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Contabilidad Electrónica y Factura Electrónica: ¿Sólo para el cumplimiento fiscal?

COMPARTIR

···

Contabilidad Electrónica y Factura Electrónica: ¿Sólo para el cumplimiento fiscal?

Con o sin reformas fiscales significativas, el sistema fiscal en México es eficiente.

Opinión MTY capitalizando experiencias David Garza Rodríguez
07/08/2018
Placeholder block
David Garza RodríguezCortesía

Se aproxima la obligatoriedad de la emisión del complemento de recepción de pagos, mejor conocido como el “Complemento de Pagos”. Este comprobante electrónico actualmente es opcional y lo emite quien recibe pagos de sus clientes ya sea por la totalidad de una operación o bien, por pagos parciales. La fecha establecida es el 1 de septiembre de 2018.

El complemento de pagos es un mecanismo de control fiscal con el cual las autoridades podrán identificar plenamente el momento y la forma de pago, su fin principal es verificar la correcta determinación del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

¿Una herramienta más de fiscalización? no cabe duda. En México las autoridades fiscales han aprovechado el cambio tecnológico del nuevo milenio, aunque el uso de éste en la fiscalización ha sido difícil y costoso para los contribuyentes. Con o sin reformas fiscales significativas, el sistema fiscal en México es eficiente.

Hoy las autoridades fiscales cuentan con herramientas como el buzón tributario; la contabilidad electrónica; los comprobantes fiscales digitales y sus complementos; el timbrado de nóminas y diversas declaraciones periódicas, toda esta información es alimentada por los mismos contribuyentes prácticamente en el día a día. Para iniciar una revisión electrónica y determinar impuestos, multas y recargos por pagar basta con realizar cruces electrónicos automáticos y la autoridad fiscal puede contar con el análisis de riesgos, tendencias e identificar las transacciones atípicas de los contribuyentes.

Hace días, platicando con un amigo respecto a la entrada en vigor del complemento de pagos, él cuestionó: ¿Otra actualización? ¿Cuándo se estabiliza esto? Y yo le conteste: mira a tu alrededor ¿Cuántas actualizaciones lleva tu Smartphone? ¿Cuántas App´s existen? ¿Crees que existan más cambios en tu smartphone o se diseñe una nueva App? Antes de contestarme lo interrumpí y le dije: mi opinión es que habrá más cambios tecnológicos que repercutirán en contabilidad y en el cumplimiento fiscal.

Un ejemplo es la implementación de la Firma Electrónica, la cual hoy es de uso común para los contribuyentes, fue uno de los primeros cambios en tecnología. En aquel entonces hubo resistencia a dejar a un lado la firma autógrafa, había desconfianza de su validez y función, sobre todo el uso de datos personales. Hoy no es muy diferente la resistencia, como ejemplo la cantidad de amparos en rechazo a la contabilidad electrónica, sin embargo, la conclusión es la misma: “Se tiene que implementar”.

Es el tiempo de la innovación, aun y cuando la contabilidad electrónica y comprobantes fiscales son herramientas de fiscalización que generan desacuerdos y malestares, los contribuyentes deben aprovechar la tecnología para no solo cumplir en tiempo y forma con las obligaciones fiscales, sino también para generar información financiera de mayor calidad con datos en tiempo real que permitan tomar mejores decisiones para el fortalecimiento financiero de los negocios.

Sin duda, los contribuyentes que cuenten con aliados estratégicos en materia fiscal, legal e informática podrán aprovechar este tiempo, mejorarán sus controles internos, fortalecerán sus códigos de ética y buenas prácticas para así poder identificar sus quebrantos, cancelar negociaciones con proveedores incumplidos y evitar riesgos que son inherentes a una buena administración.

El autor es Contador Público con Maestría en Impuestos y Socio del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León (ICPNL) y Miembro de la Comisión de Contabilidad Electrónica del mismo organismo.

Opine usted: Mail: dgr8076@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.