Monterrey

Construyendo el Estado de Derecho

OPINION. También es válido decir que instituciones públicas sólidas y un marco jurídico robusto contribuyen al correcto funcionamiento de los poderes.
CUESTION PÚBLICA

RODOLFO
GÓMEZ
ACOSTA
15 enero 2016 9:27 Última actualización 15 enero 2016 9:36
Rodolfo Gómez Acosta

Rodolfo Gómez Acosta

En los últimos años hemos podido ser testigos de cómo las instituciones mexicanas se han vuelto cada vez más sólidas y han podido generar resultados positivos; sin embargo, el gran reto que seguimos teniendo como país es lograr que todos los mexicanos confiemos en la labor que realizan nuestras instituciones y tengamos plena certeza de que las leyes son respetadas.

La aplicación de la justicia es esencial para lograr que los ciudadanos confiemos en el gobierno que tenemos y para que el apego al estado de derecho sea una realidad.

Algunos definen el estado de derecho como la organización política de una sociedad que se rige bajo un marco normativo, donde las actividades del Estado se garantizan bajo una ley. También es válido decir que instituciones públicas sólidas y un marco jurídico robusto contribuyen al correcto funcionamiento de los poderes y de esta forma se garantizan nuestros derechos como mexicanos.

Para algunos, este concepto ha sido cuestionado debido a la violencia y presuntos actos de corrupción en el país, los cuales desafortunadamente, han mermado el camino construido en los últimos años. No obstante no podemos dejar que circunstancias negativas nos distraigan de nuestras metas y de la contribución que a todos nos corresponde hacer como ciudadanos del país donde queremos vivir.

El marco jurídico y normativo de nuestro país nos permite gozar de una participación cada vez más activa a través de las organizaciones civiles, academia y representantes de la sociedad que, con más herramientas normativas, permiten aportar ideas a la operación gubernamental. Cada vez es más común que la sociedad civil, la iniciativa privada y las instituciones gubernamentales integren en conjunto propuestas públicas para resolver los problemas y reforzar los aciertos de nuestro entorno.

El cumplimiento de la ley no debe ser visto sólo como un recurso para castigar a quien cometió un delito, sino como el instrumento que dirige el desarrollo integral de todos los rubros del quehacer público. La legislación nos permite construir infraestructura, ofrecer servicios básicos, proveer un sistema de salud y explotar los recursos nacionales, entre otras actividades. De esta forma tenemos que actuar juntos como sociedad para poder construir el país que merecemos.

Nuevo León y México deben alcanzar un estado de derecho donde el objetivo no sea crear más leyes o implementar nuevas reformas a éstas, sino donde se busque aplicar de manera efectiva las ya existentes. Una actuación concreta de parte de la autoridades para ejercer la Ley y de la sociedad para generar ideas, llevará a nuestro estado y nuestro país a la estabilidad político social que todos buscamos.

* El autor es abogado por la Facultad Libre de Derecho de Monterrey y Maestro en Derecho Financiero Internacional por Boston University. Su carrera profesional se ha enfocado al ámbito financiero y legal, ocupando puestos en diferentes entidades públicas.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.