Monterrey

Confort económico

OPINIÓN. Después de más de 25 años de operación del TLCAN, una posible cancelación sería un buen ejemplo de cómo el país ha vivido en un confort económico, hemos tenido muchísimo tiempo para lograr más y sobre todo sacarles provecho a los tratados comerciales internacionales.
ENFOQUE FINANCIERO
Carlos Peña
carlos@openmx.online
@CarlosPeaSalas1
06 octubre 2017 10:16 Última actualización 06 octubre 2017 10:16
Carlos Peña.

Carlos Peña.

En lo que parecía una estrategia de negocios entre dos gigantes (Estados Unidos (EU) y Canadá) y un país como México en vías de desarrollo, en 1992 se firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con el que el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, mismo que tenía el objetivo de lograr un superávit comercial y con ello disminuir el desempleo, captar inversión al país, y de una otra forma lograr un mejor futuro y calidad para los mexicanos.

Ahora que han pasado 25 años desde que se creó y ante las dificultades en las negociaciones con la nueva era de EU, bajo el mandato del Presidente Donald Trump y sus complicaciones en la renegociación, pareciera que el tiempo se ha detenido o simplemente que ese motor ya no funciona bien, mientras tanto en México pasamos por el terremoto y huracanes y la atención de todos se enfocó en dichos sucesos, que son tristes y desconsoladores, empero las negociaciones seguían, y en la jugada el panorama no luce muy favorable, por ejemplo en el sector agropecuario no ve buen augurio, así como en el sector automotriz, que por cierto en septiembre tuvimos el peor indicador con una caída en las ventas del 11.5 por ciento la segunda más drástica desde el 2009 según la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles, aunque explicada por el sismo del pasado día 19.

Así, después de más de 25 años de operación del TLCAN, una posible cancelación sería un buen ejemplo de cómo el país ha vivido en un confort económico, hemos tenido muchísimo tiempo para lograr más y sobre todo sacarles provecho a los tratados comerciales internacionales, igual de importantes como los del TLCAN, como el de la Unión Europea e incluso algunos países sudamericanos, sin avanzar en ello.

La inconformidad de Trump se debe a que toda industria requiere mercancías importadas que forman parte de las cadenas productivas de valor y la mano de obra barata en otros países les ha causado un gran déficit comercial.

En estos tiempos de cambios, es muy importante estar enfocados en la renegociación y las variables que pudieran afectar los mercados como: la situación de Corea del Norte vs EU, el Brexit, las elecciones en México, los cambios de gobernador del Banco de México y de la presidenta de la Reserva Federal de EU, este último muy importante ya que el siguiente titular podría tener influencia en los criterios del proyecto de Trump, y de ahí criterios de política monetaria que influyan en el mercado mundial.

Un analgésico positivo es el decreto presidencial de la repatriación de capitales que empezó mesurado, pero con la ampliación han ido incrementando los mexicanos que tenían inversiones en el extranjero y así aprovechar los beneficios fiscales del 8 por ciento, tal y como lo hizo la regiomontana FEMSA con sus operación de venta del cinco por ciento del capital que tenía en Heineken; y así dar cumplimiento y formalización a la evasión fiscal. Actualmente se han repatriado con este esquema, según fuentes del Servicio de Administración Tributaria (SAT), más 200 mil millones de pesos.

Hemos visto como desde hace 25 años ha mejorado nuestra política monetaria desde inflaciones arriba de 75 por ciento en 1982 a sólo 6.50 por ciento en los niveles actuales, y hemos pasado de un tipo de cambio fijo a flexible, de reservas internacionales de 1,000 millones de dólares a 175 mil millones de dólares, y el petróleo definitivamente cambió de foto, ya que de representar el 75 por ciento de las exportaciones en 1982 ahora es sólo un 7 por ciento en 2017.

En fin, los tiempos cambian y nos van creando nuevas estrategias y políticas monetarias, somos un país fuerte, hemos tenido desastres naturales, crisis económicas y nos hemos levantado, pero tenemos un cáncer que es la corrupción y esa es una verdadera guerra que la veremos en otra ocasión. Hasta la próxima.

El autor es asesor en Estrategias de Inversión de Casa de Bolsa Finamex; Director de Columbus MX Asesores y autor del libro “Tu presente definirá tu futuro”.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.