Monterrey

Condusef alerta sobre empresas que ofrecen créditos baratos

El espejismo de un crédito barato le puede salir caro. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros alertó a quienes buscan un crédito barato para saldar
una deuda y recuperar su historial crediticio, ya que en la mayoría de los casos son un fraude.
Juan Antonio Lara
17 febrero 2015 21:21 Última actualización 18 febrero 2015 11:32
Condusef. (El Financiero)

Condusef. (El Financiero)

MONTERREY.- El espejismo de un crédito barato le puede salir caro La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) alertó a quienes buscan un crédito barato para saldar una deuda y recuperar su historial crediticio, ya que en la mayoría de los casos son un fraude.

Raúl S. Montoya Retta, Subdelegado de la Condusef en Nuevo León, comentó que a esta institución acuden hasta 10 personas por día para quejarse de estas empresas, pero como no son del sector financiero las canalizan a la Procuraduría Federal del Consumidor o a los juzgados concurrentes para que presenten su demanda.

“Lo peor del caso es que viene gente ilustrada, con estudios universitarios, que han sido engañados con eso”, indicó el funcionario.
Las empresas que ofrecen préstamos, al margen del Buró de Crédito, muchas veces piden un adelanto o les solicitan a las personas un ahorro, sin embargo en la mayoría de los casos dejan al solicitante sin el crédito.

El funcionario refirió que estas quejas se han presentado desde finales del 2014, pero se incrementaron en enero y febrero porque mucha gente necesita dinero al iniciar el año.

“Hay tres tipos de operaciones que se están presentando a últimas fechas por parte de estas empresas. Hacen ofertas maravillosas de dinero rápido, fácil y a muy bajo interés a las personas, pero en la mayoría de los casos son engaños”, afirma.

Expresó que algunas empresas operan como gestores de crédito, ofreciéndole al usuario que aunque esté con mal reporte en el Buró de Crédito, le consiguen un préstamo o le afirman que le van a prestar.

Sin embargo, para otorgar este préstamo, le piden al solicitante un anticipo y si no cuenta con esta cantidad, le piden que lo pague en abonos, con la promesa que una vez cubierto este anticipo, una semana después le consiguen su crédito.

“La realidad es que después de muchas vueltas, finalmente al usuario le dicen que no se consiguió nada”.

Y cuando el usuario reclama el anticipo, los de la empresa le contestan que no le van a regresar nada porque son sus honorarios profesionales y hasta le señalan una cláusula que viene en el contrato, que muchas veces el usuario no lo lee.

“Esto puede ser demandado ante la autoridad civil, en los juzgados concurrentes, sobre la base de lesión en el contrato porque hay cláusulas engañosas y por los honorarios abusivos, porque debe existir algún arancel para este tipo de honorarios, el cual no es respetado”.

Montoya dijo que hay personas que han sido defraudadas con montos que van desde los 50 mil hasta los 300 mil pesos.

“Desafortunadamente vienen aquí y nosotros no somos competentes, porque estas empresas no son instituciones de crédito. Las personas afectadas deben acudir a la Profeco o directamente a los tribunales”.

El subdelegado de la Condusef comentó que otras empresas ofrecen directamente el crédito y así se anuncian en el periódico, pero piden una cantidad determinada como un ahorro para otorgar el préstamo.

“No existe ninguna institución de crédito que exija el depósito de un enganche para ofrecerte un crédito. En todo caso, se aplican comisiones por apertura de crédito, las cuales se cobran después de que fue entregado el crédito”.