Monterrey

Con el despliegue Diplomático de México ¿respetará EU los acuerdos Internacionales?

OPINIÓN. Las acciones del gobierno de México se basan simplemente en la Carta Fundamental de Derechos Humanos de la ONU, y en orden expresa de la Corte Internacional.
DESDE TEXAS….
Javier Amieva
javier.amieva@hispanicinternational.com
06 marzo 2017 8:18 Última actualización 06 marzo 2017 8:30
Javier Amieva, analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos..

Javier Amieva, analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Esta semana, México, fundamentando sus acciones en las cartas básicas de los Derechos Humanos, y en las resoluciones de las cortes internacionales de la ONU, lanzó un importante plan de acción que intentará salvaguardar algunos de los derechos de nuestros connacionales en Estados Unidos (EU).

Lo que buscan es, salvaguardar en la medida posible, acciones que apegadas a la legalidad -no sólo los derechos de aplicación justa de leyes migratorias en ese país-, y extender protección a las familias y personas en: sus bienes, seguridad e integridad física, y ojalá en conservar también la integridad moral y psicológica que afecta a muchas familias y a millones de niños en EU, muchos de ellos hijos de inmigrantes mexicanos.

La medida llega en medio del clamor y desesperación de familias que piensan que podrían ser deportadas y por ello están buscando como asegurar: que sus hijos puedan retornar con ellos a México, en caso de ser deportados, o que si no se les permite eso – por la nacionalidad de sus hijos-, que al menos puedan dejarlos cubiertos legalmente.

Las acciones de los 50 consulados de México son apoyadas por: organizaciones humanitarias, la propia Iglesia católica, -que en estados del norte asegura no protegerá a migrantes ilegales en lo que alguna vez fuese el “santo recinto”- y grupos de acción social, podrían verse amenazadas si el gobierno norteamericano da lecturas equivocadas y decide desconocer el esfuerzo diplomático de México.

Quisiera hacer notar, que las acciones del gobierno de México se basan simplemente en la Carta Fundamental de Derechos Humanos de la ONU, y en orden expresa de la Corte Internacional, en la que cualquier migrante, sin importar su nacionalidad es sujeto del ejercicio y garantía universal del gozo inherente de los derechos humanos, que entre otras consideraciones le protegen bajo : El derecho a un Proceso Justo de acuerdo a las leyes que le protejan como ciudadano de otro país -Debido Proceso-; y a los derechos de : No incomunicarle, de dar aviso inmediato de su detención a la representación consular del país de su nacionalidad y a obtener los servicios de un abogado que le represente.

No recuerdo en la historia moderna de México esfuerzos diplomáticos de esta magnitud. Ni amenaza más seria que la que hoy se cierne sobre nuestros connacionales que viven ahora en EU.

“Esta coalición aplaudida por los mexicanos, se presenta en un momento en el que ambas naciones crean retorica en torno a los planes de Trump de levantar un muro fronterizo … y a tan sólo unos días después de que se dieran a conocer nuevas reglamentaciones federales, con el fin de detener y deportar un mayor número de inmigrantes mediante un incremento en el número de agentes federales”, publicó este fin de semana EL FINANCIERO Bloomberg.

A esto agregamos que hasta con la utilización de la guardia nacional, y con ello medidas que amenazan a poblaciones fronterizas como Laredo, que en el caso de no cooperar a través de sus cuerpos policiacos serán castigadas, mermándoles presupuestos federales, lo cual sin duda intimida a las autoridades, mismas que hoy declaran que son amigas de México, “pero la ley es la ley”; aquí mismo Catalina Zaragoza, cónsul de México, anunció el plan con el valor que otorga el saber que se actúa del lado de la justicia.

Estimado lector, apoyemos estas acciones mediante un respeto absoluto que no violente a más represalias o acciones negativas en contra de nuestros hermanos, guardemos respetuoso silencio si no podemos apoyar y seamos, sujeto y predicado, de que entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz, evocando a Juárez.

Por ello hay que reconocer que los pasos que México está hoy tomando son históricamente correctos. Y reconocer que en EU existen legisladores como Henry Cuellar que sienten esta situación al señalar que: “es lamentable que la nueva administración haya cambiado las reglas sin previo aviso creando tanto caos e incertidumbre para los migrantes, independientemente de su estatus-migratorio…”.

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.