Monterrey

Comportamiento del crudo durante 2015

OPINION. Las principales mezclas de crudo se enfilan para terminar el año con pérdidas, alcanzando mínimos no vistos desde el 2004.
Gabriela Siller
24 diciembre 2015 9:50 Última actualización 24 diciembre 2015 10:6
Gabriela Siller

Gabriela Siller

Las principales mezclas de crudo se enfilan para terminar el año con pérdidas, alcanzando mínimos no vistos desde el 2004. Hasta ahora, el WTI muestra una caída de 29.68 por ciento o 16.93 dólares y se encuentra cotizando alrededor de 37.4 dólares por barril. Durante el año el WTI tocó un mínimo de 33.98 dólares por barril en el mes de diciembre y un máximo en junio de 62.58. Asimismo, el Brent ha mostrado una caída de 35.93 por ciento o 20 dólares por barril y se encuentra cotizando cerca de 37.3 dólares.

La principal razón de las pérdidas observadas durante el año es la sobreoferta de hidrocarburo en los mercados internacionales, luego de que ciertos países de la OPEP decidieran incrementar la producción de crudo desde noviembre del 2014, para extender su participación en el mercado.

La extracción por fracturación hidráulica o “fracking”, llevó a la producción de crudo en Estados Unidos a sus máximos históricos. Ante la posibilidad de que EU sobrepasara a Arabia Saudita como mayor productor de hidrocarburo en el mundo, éste y otros miembros de la OPEP decidieron incrementar la producción para bajar el precio y así poder llevar a algunos productores a la quiebra.

Adicionalmente las constantes especulaciones en torno a la política monetaria en Estados Unidos aumentaron las presiones a la baja en los precios de los commodities. Una política monetaria menos acomodaticia ocasiona que estos sean menos atractivos como activos de inversión, ya que no generan rendimientos.

Asimismo, la desaceleración en la economía mundial, principalmente en la economía china, ha generado una caída en la demanda por los hidrocarburos. Sin embargo, la pérdida en los precios del petróleo fue frenada por un incremento en las tensiones geopolíticas. La inestabilidad política en la zona de la península arábiga, los ataques terroristas por parte del Estado Islámico, así como las tensiones entre Rusia y los países miembros de OTAN ocasionaron que el precio del crudo se incrementara de manera transitoria a mitad del año.

Es importante mencionar que los bajos precios del crudo ya comenzaron a afectar a las nuevas y pequeñas compañías especializadas en fracking como Samson Resorces, Pro-Stim Services, Swift Energy, entre otras, que se están viendo con el problema de no poder sostener sus finanzas. Muchas de estas pequeñas compañías están a punto de caer en el impago de su deuda y serán forzadas a recapitalizarse, lo cual podría llevar a una mayor crisis en el mercado de los energéticos e incluso extenderse al sector financiero.

Se espera que en el 2016, las presiones a la baja sobre el precio del crudo continúen. Por un lado, es muy poco probable que la OPEP y otros países productores comiencen a equilibrar los precios.

Adicionalmente, todo indica que Iraq y Arabia Saudita están buscando lograr un cambio estructural en los mercados internacionales. Al ignorar su techo de producción, algunos miembros de la OPEP esperan que la inversión en nuevos proyectos disminuya drásticamente, mientras que los participantes más débiles serán obligados a salir del mercado, llevando irremediablemente a una reducción en la producción del hidrocarburo.

El precio del WTI probablemente se mantendrá en promedio entre los 35 y 50 dólares por barril, mientras que en promedio el Brent cotizará en torno a los 40 y 55 dólares por barril, al menos hasta la primera mitad del próximo año. Sin embargo, es altamente probable que el precio de los hidrocarburos llegue a cotizar entre los 20 y 25 dólares por barril, luego de que le sean levantadas las sanciones internacionales a Irán, ya que el país podría incrementar su producción por encima de un millón de barriles diarios.

* Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.