Monterrey

¿Cómo van las finanzas públicas? ¿Y las participaciones hacia NL?

Opinión.  Nuevo León, es la tercer mayor economía del país (representa el 8 por ciento del total) solo detrás del estado de México (9 por ciento) y de la Ciudad de México (17 por ciento), y que ha recibido menos recursos que estados como Veracruz o Jalisco.
VISIÓN ECONÓMICA

JESÚS GARZA
​jgarzagg@gmail.com
19 enero 2017 11:30 Última actualización 19 enero 2017 11:32
Jesús Garza

Jesús Garza

Como consecuencia de la caída de los precios del petróleo a finales de 2014 el gobierno federal ha tenido que recortar el gasto público en varias ocasiones. Menores precios del crudo han significado mayores presiones sobre los ingresos federales (los ingresos petroleros representan el 18 por ciento del total).

¿Cómo han evolucionado los ingresos? De enero a noviembre del año pasado los ingresos petroleros muestran un ligero crecimiento de 0.2 por ciento anual. Sin embargo, recordemos que estos ingresos cayeron
9 por ciento anual en 2014 y 36.6 por ciento en 2015. El aumento en la producción de crudo por parte de la OPEP (lo cual está incrementando
los precios) está mejorando el panorama de los ingresos petroleros para este año.

Por otro lado, los ingresos tributarios continúan con una trayectoria favorable. De enero a noviembre del año pasado reportan un aumento de 11.5 por ciento anual. El ISR reporta un crecimiento de 12.3 por ciento anual, el IVA en 7.8 por ciento y el IEPS en 17.3 por ciento. Este último se ha consolidado como un impuesto importante, representando 16 por ciento del total de los tributarios, es decir, ha servido para contrarrestar la fuerte caída de los ingresos petroleros. Para este año seguirá siendo un impuesto notable para los ingresos
federales.

El gasto por otro lado continúa aumentando. De enero a noviembre del año pasado el gasto creció 3 por ciento anual real. Destaca la fuerte
aceleración en el gasto financiero del gobierno federal, de 16.8 por ciento anual, debido a mayores tasas de interés aunado a la depreciación de la moneda. Aun con los fuertes recortes anunciados al gasto público, el gasto corriente solo se ha disminuido en 0.3 por ciento, mientras que la inversión física en capital (inversión) ha caído fuertemente en 9.9 por ciento. Los ajustes al gasto parece que continuarán afectando a los proyectos de infraestructura este año.

¿Y cómo van las participaciones hacia Nuevo León comparado con
otros estados? De acuerdo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) Nuevo León ha recibido 31 mil millones de pesos en participaciones federales (enero a noviembre de 2016). En el mismo periodo, el estado de Jalisco ha recibido 43 mil millones de pesos, el estado de Veracruz 34 mil millones de pesos, estado de México 81 mil millones de pesos y la Ciudad de México 75 mil millones de pesos.

Destaca el caso de Nuevo León, que es la tercer mayor economía del país (representa el 8 por ciento del total) solo detrás del estado de México (9 por ciento) y de la Ciudad de México (17 por ciento), y que ha recibido menos recursos que estados como Veracruz o Jalisco.

Esta semana, el senador panista Arturo Salinas Garza argumentó que
Nuevo León es la segunda entidad que más aporta en materia fiscal del
país (8.6 por ciento del total). Indicó que este año la entidad aportará 235 mil millones de pesos y solo recibirá 55 mil millones de pesos (22 por ciento). Con temas urgentes como la contaminación en la ciudad de Monterrey, no estaría de más contar con recursos adicionales para invertir en transporte público, obras públicas y solventar la deuda (la deuda estatal asciende a alrededor de 66 mil millones de pesos).

* El autor es el director general y fundador de GF GAMMA y catedrático en el ITESM campus Monterrey. Cuenta con un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus
Monterrey).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.