¿Cómo funcionan los derivados?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo funcionan los derivados?

COMPARTIR

···

¿Cómo funcionan los derivados?

Cuando una empresa tiene operaciones en varias partes del mundo o puede pedir un crédito o emitir un bono en otro país.

Opinión MTY ENTORNO MACRO-ECONÓMICO GABRIELA SILLER PAGAZA
05/04/2018
Placeholder block
Gabriela SillerFuente: Cortesía

Un derivado es un instrumento financiero que permite fijar hoy el precio de compra o venta de un activo real o financiero para ser pagado o entregado en una fecha futura. Entre los principales tipos de derivados se encuentran los futuros, los forwards, las opciones y los swaps y entre los principales activos sobre los que se hacen derivados se encuentran las divisas y los commodities.

En los contratos de futuros se establece una fecha de entrega y un precio que depende del precio actual del activo subyacente y de la tasa de interés del mercado en donde se haga el derivado. Chicago es el mercado de futuros representativo de las divisas. Por su parte, el forward es un contrato hecho a la medida, en donde la fecha de vencimiento depende de quién quiere comprar el forward. Este derivado es muy parecido al futuro, sólo que en el forward el monto y vencimiento lo define el cliente, mientras que en el futuro ya está establecido.

Las opciones son el derecho, más no la obligación de comprar (call) o vender (put) algo a un precio y fecha determinados. Las opciones son un “seguro”, en donde se paga una prima para poder entrar, su costo depende del precio actual del activo, de la tasa de interés y de la volatilidad del precio del activo. Este tipo de derivado es el que ha tomado SHCP para cubrir los movimientos del precio del petróleo. Existen opciones del tipo americanas que pueden ejercerse en cualquier momento hasta el vencimiento, y las europeas, que pueden ejercerse sólo en la fecha de vencimiento. El mercado representativo de opciones de divisas es el de Filadelfia. Finalmente, los swaps son un intercambio de flujos. Por ejemplo, para quien tiene una tasa variable y quiere una tasa de interés fija o para quien quiere cambiar la divisa de sus obligaciones.

Es importante mencionar que un derivado puede ser utilizado principalmente de tres formas, a) para hacer arbitraje b) para especular o c) para cubrirse contra el riesgo (cambiario, alza en precio, etc).

Cuando una empresa tiene operaciones en varias partes del mundo o puede pedir un crédito o emitir un bono en otro país, puede aprovechar los diferenciales de tasas de interés para obtener un préstamo en donde la combinación de la tasa de interés y el tipo de cambio resultan ser favorables.

Esta operación implicaría un riesgo si no se contrata un instrumento que asegure el tipo de cambio al que comprará la divisa cuando tenga que pagar el crédito.

A este tipo de operación se le llama arbitraje y el derivado es la forma en cómo la empresa se cubre del riesgo de la variación del tipo de cambio. Este arbitraje, llamado también carry-trade es muy común entre las empresas medianas y grandes también entre los gobiernos, generando movimientos importantes de capitales entre países.

Por ejemplo, Japón en una economía en donde típicamente se emiten bonos para hacer carry-trade y a la emisión se le llama Bono Samurai. Por su parte, las emisiones hechas en Estados Unidos se llaman Bonos Yankee y para México no tienen un nombre particular, pero seguramente se llamarían Bono Tequila, aunque hoy por hoy resulta poco probable que decidan emitir en México debido a que la tasa de interés es alta respecto a otras economías.

Otra forma de utilizar los derivados es para especular. Este tipo de operación es similar a la compra y venta de acciones, en donde un broker debe estar al pendiente del cambio de precios para decidir el mejor momento para entrar y/o salir del mercado, el cual no se utilizará para la operación de la empresa sino como una forma de obtener ingresos.

La tercera y principal forma de utilización de los derivados y siendo el motivo por el que fueron creados es para cobertura. Lo anterior ha permitido que las empresas fijen las variables que no pueden controlar y se enfoquen en mejorar aquellas internas que sí pueden controlar, como lo son las ventas y la calidad. Por ejemplo, una empresa importadora puede comprar un forward para asegurar un tipo de cambio para todo el año, dando estabilidad a sus costos y trasladando este beneficio a sus clientes, reflejándose en un mejor precio y servicio de sus productos.

La forma a cubrirse debe ser analizada para cada empresa, pero en general se recomienda que sea sobre activos que impacten la utilidad. Además, no se sugiere cubrirse al o por encima del 100 por ciento, sino solamente entre un aproximado del 40 al 80 por ciento de sus necesidades, dependiendo del activo.

Finalmente, se recomienda tomar las coberturas eligiendo el tipo de derivado dependiendo de la volatilidad del mercado (ya que ante una alta volatilidad las opciones resultan ser más caras), diferencial de tasa de interés, giro de la empresa y de su flujo de efectivo. Finalmente se sugiere que no sean de un plazo muy amplio.

Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.