¿Cómo conciliará AMLO la economía, la política y los intereses empresariales en la Frontera Norte
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo conciliará AMLO la economía, la política y los intereses empresariales en la Frontera Norte

COMPARTIR

···

¿Cómo conciliará AMLO la economía, la política y los intereses empresariales en la Frontera Norte

La llegada a la Presidencia del primer presidente de izquierda a México, no es precisamente lo que los inversionistas internacionales estaban deseando.

Opinión MTY
03/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Javier AmievaFuente: Cortesía

Toda salvedad guardada y atendiendo solo a los hechos de promesas de campaña, ratificaciones en la toma de protesta Presidencial y la realidad del país, enumero algunas de las consideraciones que se prevén modificaran el futuro de la región “fronteriza” durante el próximo sexenio.

Para los inversionistas y hombres de negocios estadounidenses con intereses económicos o planes de inversión en México ya no es lo mismo. La llegada a la Presidencia del primer presidente de izquierda a México, no es precisamente lo que los inversionistas internacionales estaban deseando. La irrupción del proyecto aeroportuario fue la primera señal de que las cosas podrían cambiar en México y de que la certeza jurídica no es un formato fundamental que regirá los principios de legalidad entre gobierno y gobernados en México.

Le siguieron otras señales como el nuevo modelo de consulta popular que podría cambiar de un día a otro hasta el propio modelo constitucional y por supuesto las promesas de dar marcha atrás a los modelos de participación empresarial en la industria petrolera de México, con la promesa renovada de que se apoyaría a PEMEX, que es la empresa modelo desde hace varios sexenios de corrupción, que ha creado compromisos sindicales y laborales imposibles de sostener y que paso de ser la primera fuente de ingresos externos para el país; con la Reforma Energética muchas empresas multinacionales y de todos calibres creyeron a pie juntillas que invertir en México en el área de energía era una gran oportunidad; hoy ya no están tan seguros de ello.

En su discurso de toma de posesión Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que terminará con la corrupción,- la que siempre dejo pasar durante más de dos décadas-, y para ello propone un modelo de Guardia Nacional entre otras soluciones planteadas, pero también atacó el modelo económico “neoliberal” de México como “un desastre” y criticó, reafirmo, la privatización histórica del sector energético de Peña Nieto, es decir no dejará piedra sobre piedra, y al clásico estilo socialista terminó en los primeros minutos con los símbolos del gobierno pasado, incluyendo el “avión presidencial”, sin que se sepa bien a bien cuánto costará cancelar dicha operación, que fue promesa de campaña destruir. Todo eso preocupa a los inversionistas.

Durante la ceremonia y en el mismo discurso reafirmó que se crearán – ahora al norte-, las ZEE o Zonas Económicas Especiales, con lo que él llama Zonas Francas, y que ello acabará con la diáspora de trabajadores y con el deseo – más bien la necesidad-, de autoexiliarse a Estados Unidos (EU) para buscar oportunidades económicas de los jefes de familia que durante décadas no han visto oportunidades de seguridad económica en México.

Pero el caso es que los especialistas han coincidido que la economía de México no podría soportar lo que AMLO promete sucederá en la frontera con sus Zonas Francas si se modifica el IVA, si se acaban –como prometió-, con todos los impuestos a productos del trabajo y los derivados de la renta (ISR). Sin estos ingresos el gobierno tendría un déficit insostenible han indicado los economistas.

Otro factor insoslayable es la inseguridad por la penetración de grupos delictivos en la región. Mientras que los empresarios e inversionistas en todo el Centro y Sur del país siguen buscando invertir en EU para tener, de ser necesario una puerta de escape – inversión y residencia legal en la Unión Americana-, hoy ninguna empresa pequeña o mediana se atreve a invertir en la región de la frontera, por lo que habría que otorgar garantías de seguridad empresarial y jurídica, además de resolver cómo el presupuesto de la nación podría prescindir de los impuestos que la zona franca eliminaría.

Lo que es cierto es que para reasegurar a inversionistas de que México, y la Zona Norte especialmente, son sitios de oportunidad para invertir, y se necesitará más que los comentarios de Carlos Slim sobre el tema y la fórmula presidencial de “me canso ganso”, para acertar que las cosas se darán en forma, tiempo y bajo los esquemas de seguridad jurídica que hoy penden de un hilo

Este tema es de opinión y mi punto de vista es estrictamente personal.

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México Estados Unidos.

Opine usted: javier.amieva@hispanicinternational.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.