Monterrey

Colaborar es bueno, pero cooperar es mejor

OPINION. Cooperar, es aplicar una estrategia para que el trabajo de varios individuos que comparten una misma visión genere un resultado en beneficio de todas las partes.
Luis Florentino Elizondo López
23 diciembre 2015 9:59 Última actualización 23 diciembre 2015 10:22
La caída del rey de los taxis de Nueva York

Evgeny “Gene” Freidman es conocido como el Rey de los Taxis. Es el mayor operador de medallones en el país pero recientemente ha enfrentado diversos problemas: una disminución en el valor de los medallones y los servicios de viaje compartido como Uber, son los que se están comiendo el negocio

Les platico que recientemente me subí a un Uber para transportarme de mi casa al aeropuerto; y como en otras ocasiones, en el trayecto tuve oportunidad de platicar con el chofer sobre las diferencias que tiene este servicio respecto al de un taxi tradicional.

"La ventaja es que aquí todos ganan en el ambiente de colaboración. Ustedes con un buen precio; y nosotros con una participación justa entre la compañía, el dueño del carro y uno como chofer,". Me decía.

¡Tienes razón!, con este ambiente todos ganan, pero si me permites diría que se debe a la cooperación y no a la simple colaboración.

Colaboración, significa unir el trabajo de varias personas para obtener un resultado que individualmente no se podría conseguir. Mientras tanto, cooperar, es aplicar una estrategia para que el trabajo de varios individuos que comparten una misma visión genere un resultado en beneficio de todas las partes.

"¡Entiendo!, entonces colaborar es bueno, pero cooperar es mejor". Reviró el conductor.

Así es, por ejemplo, no es lo mismo un grupo de ingenieros y arquitectos que colaboraran entre sí para construir una torre de departamentos; que el mismo grupo de arquitectos e ingenieros, pero integrados estratégicamente para trabajar conjuntamente en diversos proyectos de edificación sustentable.

En ese momento me respondió: "Entonces con colaboración, los arquitectos se unieron con los ingenieros para alcanzar algo que aisladamente no hubieran logrado, es decir, la construcción del edificio. Y siguiendo el ejemplo, en el ambiente de cooperación, fueron más allá, pues con la visión común sobre edificación sustentable, se integraron de manera estratégica y podrán construir no sólo un edificio, sino posiblemente hasta ciudades completas."

¡Es correcto!, le contesté.

Ahora, los invito a que hagan una reflexión hacia dentro de su empresa y cuestionen la cultura empresarial que vivieron durante este año.

¿Cooperó su empresa con socios estratégicos para fortalecer una cadena de valor?

Si su respuesta fue sí. Lo felicito. Sin embargo, la realidad es que en México el cooperativismo se vive a medias, pues a pesar de que el marco legal vigente reconoce múltiples esquemas que pasan desde las sociedades cooperativas hasta modelos financieros como las fibras; la integración de individuos para cooperar estratégicamente es poco observada más allá del sector primario.

Mi recomendación entonces, es que este próximo año ubique con claridad quiénes comparten su visión empresarial y medite si esas personas, en lugar de competencia, representan oportunidades de cooperación de negocios.

Asimismo, si quieren estar al tanto y saber más sobre cooperación y cómo este concepto le sigue abriendo puertas a las empresas de nuestro país, los invito a que visiten el sitio: mexicobusinessforum2016.com y consideren asistir a la conferencia que José María Zas, CEO de American Express y Presidente de la American Chamber of Commerce impartirá el próximo 14 de enero en la Ciudad de México dentro del evento Mexico Business Forum 2016 que estamos organizando los miembros de Allinial Global, una red internacional de auditoría y consultoría, que congruentemente con lo mencionado, está formada precisamente de firmas independientes que cooperan estratégicamente entre sí.

* El autor es Director General Despacho Elizondo Cantú, S.C. (DECSC).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.