Monterrey

Colaboración: es el nombre del juego

OPINIÓN. Es un elemento clave en la ya plena globalización en la que nos encontramos, tanto en los aspectos de negocios, comerciales y claro está, también en los sociales.
ECOLOGÍA
SOCIAL

ANTONIO
TAMAYO
NEYRA
12 febrero 2016 9:11 Última actualización 12 febrero 2016 9:21
Antonio Tamayo Neyra

Antonio Tamayo Neyra

Tal vez uno de los aspectos que mucho ha servido para el desarrollo de las redes sociales, del cual se habla poco de ello de manera expresa y clara es la colaboración.

Esta acción, que según el diccionario se refiere al hecho de trabajar en conjunto con otra u otras personas para realizar una obra, me atrevo a decir que es un elemento clave en la ya plena globalización en la que nos encontramos, tanto en los aspectos de negocios, comerciales y claro está, también en los sociales.

En abundancia de lo anterior, Thomas Friedman en su libro titulado “La Tierra es Plana”, menciona claramente que una de las fuerzas que ha venido “aplanando al planeta (obviamente en sentido figurado), es la colaboración; y esta se ha venido reforzando por los avances en materia de internet, visto esto desde el punto de vista de negocios primordialmente según su tesis del libro mencionado.

Pero estos nuevos modelos de negocios que se han venido gestando hasta ahora y seguramente otros más que se crearán en el futuro, tienen como base ese trabajo en conjunto; consideremos al menos por un momento que los avances tecnológicos por sí solos no tienen ningún sentido si no tiene la acción humana de por medio, y esa acción humana pretende el trabajar de manera conjunta, y para hacerlo se cuenta de principio aunque sea en forma tácita con la colaboración de la o las contrapartes.

A lo anterior podemos añadir los temas de “crowdsourcing y crowdfunding”,·en los cuales su principal características es ese trabajo colaborativo o en conjunto, para el logro de algún objetivo en específico.

A manera de reflexión, y con el antecedente de venir de una cultura preponderantemente individualista tanto en el ámbito personal o empresarial, estos nuevos modelos de negocios en conjunto con las estrictamente llamadas redes sociales, han venido propiciando el que tanto las empresas como personas busquen alcanzar metas que tengan beneficios para todos los involucrados, ya sean estos monetarios o emocionales y porqué no, tal vez hasta sentimentales.

Hay que considerar que si bien la colaboración siempre ha existido en todas sus formas, el “acercamiento” virtual de personas y empresas que ha propiciado el internet mediante al menos por las modalidades antes mencionadas, ha propiciado su notable aumento, siendo posiblemente ya ahora un aspecto clave en todas las interacciones que se realicen por la llamada red de redes.

Y en esta mencionada interacción es cuando la responsabilidad social adquiere una mayor relevancia, que se presenta o manifiesta aunque sea en forma tácita a través de la confianza. El hecho de poder realizar un negocio o transacción comercial con alguien que se encuentra lejos del lugar de residencia, o poner en práctica el crowdsourcing para el desarrollo de un producto o servicio, requiere necesariamente de ella.

Por ello, me atrevo a señalar que en esta nueva era eminentemente tecnológica, la responsabilidad social, considerando en esto por supuesto a la ética, es cuando es más necesaria su aplicación y poderla ejercer de una forma plena.

La tecnología si bien nos puede unir más de manera virtual, de nada servirá si no existe la ética como elemento clave de cohesión, unión y con ello darse la colaboración.

Seguiremos platicando ….

http://ecologiasocial.com.mx/
Blog: http://atamayon.blogspot.com


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.