Monterrey

Claroscuros de la deuda del gobierno de Nuevo León

Fernando Elizondo Barragán, Coordinador General del equipo de transición de Jaime Rodríguez Calderón, dijo que la deuda pública de Nuevo León es tan grande que no sólo afectará al sexenio de El Bronco, sino a varias administraciones más.
Juan Antonio Lara/ Arturo Bárcenas
10 agosto 2015 21:45 Última actualización 11 agosto 2015 5:0
NL. (Cortesía)

Durante la actual administración la deuda del estado se incrementó 125.6%.
(Cortesía)

MONTERREY.- Sin duda alguna un tema fundamental en el proceso de transición entre el gobierno de Rodrigo Medina y el Gobernador electo, Jaime Rodríguez Calderón, es el aspecto de las finanzas de Nuevo León, pues mientras El Bronco señala que éstas están quebradas, funcionarios del gobierno rechazan tal afirmación.

En este sentido, Rodolfo Gómez Acosta, Secretario de Finanzas y Tesorero General del Estado, rechazó que las finanzas públicas estén al borde de la quiebra.

“Eso lo hemos dicho en muchas ocasiones. El tema de que se tengan problemas en el balance operativo y que las entidades tengamos problemas de flujo, que somos entidades deficitarias, no quiere decir que estén quebradas. Hay una distancia enorme entre una cosa y otra”, indicó.

Por su parte, Fernando Elizondo Barragán, Coordinador General del equipo de transición de Rodríguez Calderón, dijo que la deuda pública de Nuevo León es tan grande que no sólo afectará al sexenio de El Bronco, sino a varias administraciones más.

“Las finanzas públicas no están en buena situación. Eso es una realidad. El nuevo gobierno hereda toda esa deuda del gobierno actual, y también los nuevos gobiernos de aquí a varias administraciones”, indicó en entrevista.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, durante la administración de Medina de la Cruz, la deuda de la entidad registró un incremento de 125.6 por ciento al cerrar el primer trimestre del año en 61 mil 077 millones de pesos, solamente superado por la deuda del Distrito Federal, que sumó 65 mil 766 millones de pesos.

Esta alza se ha visto reflejada en las calificaciones de Fitch, pues mientras en 2009 le asignó a la deuda estatal un rating de A+/A1, actualmente éste bajó a BBB+(mex).

En base a las aportaciones federales que recibe Nuevo León, su deuda representa el 225.5 por ciento de éstas, ubicándose en el cuarto sitio en este parámetro, por debajo de Quintana Roo (280.6 por ciento), Coahuila (251.7 por ciento) y Chihuahua (239.8 por ciento).

Como porcentaje de sus ingresos totales, la deuda representa el 93.9 por ciento de éstos al primer trimestre del año, mientras que al cierre del 2014 este nivel era de 102.8 por ciento y como porcentaje del PIB es de 4.9 por ciento.

Asimismo, el periodo de vencimiento promedio pasó de 18.5 años al cierre del 2009 a 16.9 años al primer trimestre de este año, mientras que la tasa de interés promedio bajó de 6.2 por ciento a 4.4 por ciento entre ambos periodos.

El organismo México Evalúa señaló que Nuevo León se convirtió en una de las entidades con la mayor deuda per cápita del país, pues ésta pasó de 6 mil 981 pesos en el 2009 a más de 12 mil pesos actualmente.

Mientras la deuda subía aceleradamente, el porcentaje de inversión pública respecto al gasto total bajaba de manera importante, a tal grado que el año pasado fue de tan solo el 2.04 por ciento, mientras que en 2009 era del 12.66 por ciento. Esto significa que el aumento en los ingresos financiados con deuda se ha destinado en mayor medida a gasto corriente.

Estos resultados exigen una mayor rendición de cuentas por parte del gobierno saliente del Estado e implican un reto para el próximo gobernador.