Monterrey

CEESP rechaza que PIB logre tasa de 5%

Luis Foncerrada Pascal, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado expone que la reforma hacendaria debe de ser modificada, si no se quiere que el país enfrente una crisis de déficit fiscal, como sucedió con España, Grecia e Irlanda.
Sonia Coronado
25 mayo 2014 20:40 Última actualización 26 mayo 2014 5:0
[El peso acumula una caída de 0.7 por ciento ante el dólar en cuatro sesiones. / Arturo Monroy / Archivo] 

México tendrá el déficit fiscal más alto en las últimas dos décadas.  (Arturo Monroy / Archivo]

MONTERREY.- Luis Foncerrada Pascal, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), descartó que las reformas estructurales y económicas vayan a incrementar hasta en cinco por ciento el desempeño del Producto Interno Bruto del país, como lo ha venido asegurando el gobierno federal.

El especialista advirtió que éstas no serán suficientes para lograr dicha meta y advirtió que la reforma hacendaria debe de ser modificada, si no se quiere que el país enfrente una crisis de déficit fiscal, como sucedió con España, Grecia e Irlanda.

“Las reformas estructurales y económicas van a incrementar el crecimiento en el 2015 a cuatro o cinco por ciento, pues definitivamente no, no son suficientes, lo que pueden hacer en las reformas estructurales es quitar algunos de los impedimentos de los obstáculos que hay para la inversión”.

Añadió que las reformas “lo primero que van a traer es un incremento en los ingresos del gobierno, que ojalá impida la crisis fiscal a la que nos estamos encaminando y esa pueda ser la solución; pero de ahí a que se traduzca en gran demanda y generación de empleo, no es cierto”, enfatizó.

Foncerrada Pascal dijo que gracias a las modificaciones en materia fiscal el consumidor tiene un menor poder adquisitivo y más erogaciones que hacer, derivando en una menor confianza en el índice del consumidor y un pobre consumo.

El especialista se inclinó a favor de un IVA generalizado que eleve la recaudación y la base de contribuyentes, ya que la modificación hacendaria aunada al actual modelo económico, ha provocado que el poder adquisitivo de los trabajadores haya perdido un 86 por ciento de 1976 a la fecha.

“Qué ha pasado con el ingreso disponible de las familias y con el consumo y con el impacto que esto provoca en la inflación y el efecto de la reforma tributaria. El costo de la canasta básica, que son los alimentos que compran todos los trabajadores, entre 0 y 3 salarios mínimos, esa inflación es de 4.83 casi 5 por ciento, esto reduce la capacidad de compra y consumo y se dedica más dinero a vivir, no tiene remedio”.

El director general de CEESP explicó que México tendrá el déficit fiscal más alto en las últimas dos décadas, así que es fundamental una política fiscal, dirigida a crecer, porque vamos derechito a una crisis fiscal”.

El instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reveló que el Producto Interno Bruto creció 0.6 por ciento, durante el primer trimestre del año. Por su parte la Secretaría de Hacienda estimó un crecimiento anual de 2.7 por ciento, gracias a una desaceleración en Estados Unidos y el impacto de las modificaciones en materia fiscal.