Monterrey

CEDHNL y FEPADE por NL 

OPINIÓN. Es la primera vez que una Comisión de Derechos Humanos en un estado defiende la dignidad humana en términos de paridad, no hay precedente en la historia de estas instituciones.
LA PROPIA POLÍTICA
Sara Lozano
slozano@ceenl.mx
23 agosto 2017 8:29 Última actualización 23 agosto 2017 8:29
Sara Lozano

Sara Lozano

Algo nuevo está sucediendo en Nuevo León. Sería el eclipse, pero este lunes la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHNL) y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) presentaron proyectos que van a ser buenos para el estado.

Por su parte, Sofía Velazco, presidenta de la CEDHNL, atendió por oficio la violación a los derechos políticos de las neolonesas ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Sin meterse en asuntos electorales, considera que no atender la paridad en el registro de candidaturas a alcaldías –paridad horizontal- como lo establece la controvertida reforma electoral, violenta los derechos de igualdad. Es la primera vez que una Comisión de Derechos Humanos en un estado defiende la dignidad humana en términos de paridad, no hay precedente en la historia de estas instituciones.

En otras palabras, la CEDHNL pone en evidencia que la violencia no sólo se trata de golpes y gritos, también de descrédito, invisibilidad y sometimiento normalizados en la sociedad. Es una violencia más común, parece sutil y por lo mismo es más difícil de probar. A ver qué resuelve el máximo órgano de justicia, pero el simple hecho de aceptar el procedimiento, representa un avance en la transformación social, cultural y política de Nuevo León.

Por otro lado, Santiago Nieto, responsable de la FEPADE, firmó un convenio de colaboración con los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial del estado, así como los órganos electorales administrativos, Comisión Estatal Electoral e INE Nuevo León. A través de su firma, estas autoridades se comprometen a actuar oportunamente con la FEPADE –once meses antes del día de las elecciones- para conocer, dar a conocer y coordinar acciones que prevengan delitos electorales. Este Blindaje Electoral se va a traducir en una oficina FEPADE dentro de la CEE para la atención de denuncias, la socialización y capacitación a autoridades estatales, partidos políticos y empresas; la coordinación organizada entre la fiscalía estatal electoral y la federal (FEPADE) para la detección y persecución de delitos electorales de orden federal, así como el apoyo a la atención de los delitos electorales en el estado, en el orden local.

También se está en espera de la buena coordinación entre las autoridades y actores políticos, pero el sólo hecho de promover esta coordinación ya es un cambio sustancial del quehacer político. Es novedoso esto de generar sinergias entre instituciones públicas entre los tres poderes de gobierno y en niveles diferentes. Lo mejor es que la mira es hacer efectivo el trabajo para el bien común.

Tanto la presidenta como el fiscal, en su tema, usaron un lenguaje ciudadano, accesible y con propuestas. Esta nueva forma de hacer política es mejor que la anterior: abierta, incluyente, propositiva, oportuna, a través del diálogo y con exigencia. Sofía reconoce que está innovando y está convencida que es la parte sustancial y efectiva de su función.

Santiago no escatima en ejemplos, reconoce limitaciones y aprendizajes, amplía su área de influencia a través de acuerdos y, también innovando, se compromete con el estado al trabajo coordinado, oportuno, preventivo y planeado con miras a unas elecciones limpias.

Son planes y buenas intenciones presentadas a tiempo para discutirse, diseñarse e implementarse, no a toro pasado ni para justificarse. Esto es algo nuevo que parece bueno, o al menos mejor que lo anterior.

La autora es Consejera Electoral en el estado de Nuevo León y promotora del cambio cultura a través de la Educación Cívica y la Participación Ciudadana.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.