Monterrey

Campos de GN atraerían 200 mdd de inversión a Nuevo León

Carlos Linares, socio de Baker & McKenzie, reveló que los campos de gas natural que la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) puso a concurso para su explotación, generarían en Nuevo León inversiones por hasta 200 millones de dólares.
Daniel Anguiano
24 mayo 2015 21:30 Última actualización 25 mayo 2015 5:0
NL. Gas. (El Financiero)

Se trata de nueve campos ubicados en la zona norte de Nuevo León y Tamaulipas. (El Financiero)

MONTERREY.- Los campos de gas natural que la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) puso a concurso para su explotación, generarían en la entidad inversiones por hasta 200 millones de dólares, reveló Carlos Linares, socio de Baker & McKenzie.

Sin embargo, señaló que el dinamismo que estas inversiones generarían en relación a estos campos no desencadenarían polos de desarrollo.

“Son campos donde difícilmente se generan economía a gran escala, también hay problemas de inseguridad, son zonas alejadas, donde hay algunos temas de inseguridad que todavía no están resueltos y temas de infraestructura, desde dónde conectar la producción hasta el almacenamiento, hay varios sectores en los que realmente se limita tener una expectativa muy positiva acerca de esto”, dijo.

Se trata de nueve campos ubicados en la zona norte de Nuevo León y Tamaulipas, de los cuales ocho están en territorio neoleonés, explicó el especialista, mismos que sólo serían utilizables para la extracción de gas natural.

Estos están identificados como Campo Anáhuac, Benavides, Calibrador, Carretas, Duna, Mareógrafo, Peña Blanca y San Bernardo, todos ellos en Nuevo León; así como el Campo Ricos, ubicado en el estado de Tamaulipas.

Cabe señalar que la convocatoria para licitar dichos campos son parte de la Ronda 1 en su tercera fase.

“No es algo que vaya a cambiar la fisionomía del gas natural en México o en la región. Se supone que esta convocatoria está hecha para empresas medianas o mexicanas, que no requieran tanto capital”, añadió el experto.

Asimismo, mencionó que además del reto que suponen en infraestructura para el particular que gane la licitación, existen otros elementos desfavorables, como la inseguridad y las condiciones contractuales.

“En esta licitación son a base de licencias, y estas licencias son a riesgo del operador, o sea, no hay reembolso de gastos. Tienen un mecanismo de ajuste, que básicamente aumenta la contraprestación al estado en la medida que el operador sea más rentable, ése es un incentivo perverso a la eficiencia de los proyectos”, indicó.

FORMARÍAN CADENAS DE VALOR

Por su parte, Roberto Mendoza, director de impuestos de KPMG, comentó que lo positivo de la explotación de dichos campos están no sólo en la extracción del hidrocarburo, fundamental para el desarrollo del sector energético nacional, sino también porque se crearían cadenas de valor alrededor de estos.

“Los beneficios para Nuevo León, primero la creación de empleos, aunque todavía no se tiene muy claro cuánto se van a generar; segundo, es posible, que si viene más inversión, hay una mayor recolección de impuestos.

“Y el tercero, toda la cadena de suministros que esto representa, porque obviamente requiere la construcción de ductos, que obviamente requiere que formes una infraestructura de carreteras, gasolineras”, dijo.

Señaló que al momento no se conoce cuál sería la dimensión de este crecimiento que se prevé en la zona norte de Nuevo León.