Monterrey

Café Punta del Cielo
se consolida en mercado regiomontano

Después de un crecimiento acelerado, la franquicia busca crecer en todas sus áreas. Sólo en 2015 abrió tres sucursales en la ciudad
Daniel Anguiano
23 febrero 2016 10:44 Última actualización 23 febrero 2016 10:45
Café Punta del Cielo sucursal Plaza Nia. (Cortesía).

Café Punta del Cielo sucursal Plaza Nia. (Cortesía).

Hace cinco años la marca Café Punta del Cielo llegó a suelo regiomontano, en un mercado donde el consumo del café crecía al doble cada año y la presencia de una marca norteamericana de cafeterías se extendía como plaga.

Javier Berrenechea, franquiciatario de Café Punta del Cielo, cuenta que estos dos factores ayudaron a que la marca tuviera una aceptación más rápida entre los consumidores de Monterrey y su área metropolitana.

“Monterrey está muy apegada a marcas o franquicias extranjeras, por no decir, americanas
que a nosotros lejos de afectarnos nos vino a beneficiar porque ha creado en la gente una cultura del café”

“Empezamos con la franquicia hace cinco años y hoy tenemos ya cinco cafeterías, pero el crecimiento fuerte lo tuvimos en el 2015, el año pasado abrimos tres cafeterìas y hemos ido logrando posicionar esta marca en la ciudad”, añade.

Así, con el objetivo en que el principal diferenciador de la franquicia fuera la calidad del café y la promoción de productos bien hechos en México, Café Punta del Cielo se abrió paso en el gusto de los consumidores.

“Ése es uno de los lemas de punta del cielo, disfruta lo bien hecho en México, es cien por ciento mexicano, son cafetaleros de Veracruz, de la zona de Coatepec, cerca de Jalapa, nuestro café viene el 80 por ciento de Veracruz y el resto de Chiapas y Oaxaca”, explica.

Hoy en día, añade Javier, además de las sucursales en diferentes puntos del área metropolitana, la franquicia cuenta con diversas líneas de negocio, como las barras de café en eventos, la venta de equipos y de café a granel, además que cuenta con puntos de venta en empresas.

“Vimos los números y vimos que sí era negocio, pero había que crecer. Abrimos un centro de distribución y obviamente el manejo a la hora de crecer es necesario tener una infraestructura más sólida para dar un buen servicio”, dijo.

No obstante, reconoce que existen áreas de oportunidad en cuanto al servicio y ve como uno de los retos es que con el crecimiento, vienen retos de infraestructura importantes.

“Por ejemplo con la competencia, te hacen toda una experiencia muy padre hacia el cliente, sin embargo la calidad de su café no se compara con la nuestra. Nuestro diferenciador es la calidad del café y seguimos trabajando en darle mejores experiencias a nuestros usuarios”.

Asimismo, Javier explica que a la par de la franquicia de cafeterías, el grupo empresarial que maneja la marca de café en Monterrey, ha iniciado su propia franquicia, Happy Juice, donde los productos son jugos, licuados, sandwiches y paninis, entre otros.

“Buscamos desarrollar algo propio, y fue que nace esta franquicia joven, entonces ya tenemos cuatro sucursales, y hay donde algunas donde están una sucursal de Punta del Cielo”.

‘La clave es la eficiencia’

Manejar una franquicia en México, es negocio; asegura Javier; sin embargo, el éxito está en minimizar al máximo los costos y así obtener una mejor rentabilidad.

“(Con la franquicia) Tienes que pagar una regalía que va del 5 al 10 por ciento sobre tus ventas, no sobre la utilidad. A la franquicia no le importa si tú estás ganando o estás perdiendo, si tú vendes 10 pesos, tienes que pagar el porcentaje que te toca”.

“Entonces, la clave es la eficiencia y la productividad que pueda tener, entonces hay que manejar mecanismos de control, eficientar procesos, la gente que está en caja, rutas, minimizar tus costos al máximo, para tener una rentabilidad”.