Bueno, se aprende rápido
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bueno, se aprende rápido

COMPARTIR

···

Bueno, se aprende rápido

En el sector privado como en el público es imperativo que la persona que ostente un cargo deba contar con las credenciales, los conocimientos y la experiencia necesarias.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
06/08/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

Esta fue la reacción o respuesta a uno de los nombramientos dados a conocer la semana pasada por parte de un conocido que es un ferviente creyente en las promesas que se hicieron durante la campaña. O lo que es lo mismo, ¿Se vale poner en manos de neófitos cualquier actividad estratégica? Esta era la práctica hasta los noventas, cuando la costumbre era tener todólogos que lo mismo eran Secretarios de lo que fuera y de ahí brincaban a otros puestos de igual importancia. Gente sabia que sabía de todo.

Para el sexenio de Salinas, se disparó la contratación de los famosos “tecnócratas”. Gente con experiencia y conocimientos adquiridos en las principales escuelas del mundo. Ya sé, el país está en llamas y cayéndose a pedazos por culpa de la ideología capitalista neo-liberal que ha hecho que el país esté en llamas y cayéndose. Perdón, me deje llevar. Ni estamos bien, ni el país se está cayendo a pedazos. Pero eso será el tema de otro comentario.

En otros países, tomemos como ejemplo a Estados Unidos, no es suficiente el tener una carrera profesional, se buscan certificaciones en cada práctica. Por ejemplo, en el tema financiero está el CFA, Chartered Financial Analyst, una de las más prestigiosas certificaciones que personas con Carrera, Maestría e inclusive Doctorado en Finanzas, lo toman.

Otro en el que recientemente he estado involucrado en lo personal, es con la ASA, American Society of Appraisals (Asociación Americana de Valuadores). Ellos piden, para certificarse, no solo el conocimiento técnico sino también tener experiencia. Solicitan que se presente un examen de ética, uno más de los procedimientos que siguen ellos y luego varios sobre conocimientos técnicos. ¡Ah¡ y experiencia en el campo de la valuación.

Si se quiere dar clases, no importa si estudió pedagogía, se pide que se certifiquen los futuros profesores y maestros. Están también las famosas barras de abogados y de contadores. No se diga para los médicos: afortunadamente, nunca dejan de estudiar. Es más, hasta para las películas está el C.S.A. (Casting Society of America) y el A.C.E. (American Cinema Editors).

Esto no es privativo del sector paraestatal (Quiero hacer notar que ya no oíamos el concepto de “sector paraestatal” desde hace tiempo, pero todo parece indicar que volverán a tener un papel preponderante). Vea lo que paso en GM, una de las marcas más reconocidas hasta los 2000 que por malas decisiones de los “beancounters”, que claramente no sabían ni de la operación ni del diseño de automóviles, llegó prácticamente a la quiebra.

¿Así o más claro que se necesita saber del oficio? Hay que estar preparado y también tener experiencia en el tema.

Habría una rendija: estaría de acuerdo en que a nivel de Secretario hubiera un político y no un técnico, ya sea en cada sector o bien alguien con conocimientos financieros, siempre y cuando se implemente pero de a de veras, se reglamente, se refuerce y hasta se premie la carrera profesional en el servicio público. Paguémosle competitivamente y démosle las gracias porque por ellos tenemos energía eléctrica, gasolina, calles y carreteras, etc. Dejad a los técnicos que son los que le saben, hagan su trabajo.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.