Monterrey

Borrados, el primer whiskey mexicano con base de maíz

De origen regio; la marca pretende abrirse paso en la gastronomía nacional.
DANIEL ANGUIANO
danguiano@elfinanciero.com.mx
27 septiembre 2016 10:14 Última actualización 27 septiembre 2016 10:20
Whiskey

El whiskey usa en su proceso cebada de Dr. González, Nuevo León.

El primer whiskey hecho a base de maíz está por salir al mercado, y se gesta en una de las calles del centro de Monterrey; con la etiqueta Borrados, en honor a los indios que habitaron esta región, el destilado saltará al mercado a mediados de octubre.

Enrique Bravo, propietario de Borrados Destilería y del restaurante
del mismo nombre, explicó que la idea de hacer esta bebida surgió durante un viaje a Chihuahua, donde convivió con la comunidad tarahumara y se preguntó por qué en México no se contaba con un destilado que tuviera como base el maíz.

Lo que hace que sea whiskey es que sea un destilado de cereales y
conserve ese sabor. Mi whiskey (además de maíz) lleva porcentaje
de cebada que crece aquí en Dr. González, Nuevo León y lo maltean
en Puebla”, dijo.

Explicó que por el momento sólo se comercializa dentro del restaurante sin embargo, en octubre próximo podrá adquirirse dentro de otros restaurantes, así como a través de la página de Facebook del establecimiento.

“Son producciones pequeñas, van a ser botellas casi, casi reservadas,
y otras botellas se van a ir a restaurantes, porque lo que quiero es que haga marca en la gastrono mía en México. Si ahorita tuviera mis cajas, ya podría ir con algunos restaurantes para comercializarlos ahí y ya estarían ahí adentro”, añadió.

Enrique reconoce que no es el único productor de whiskey en México, sin embargo, sí es el primero en usar el maíz como ingrediente principal.

“Monterrey es donde vamos a empezar y esperamos después en otras partes de México, algunos conocidos me dijeron que si lo llevaba a Tijuana, que hay un movimiento gastronómico muy interesante”, comentó.

Por otro lado, Enrique habló de las complejidades que se encuentran al producir un producto como éste, donde la carga impositiva es alta debido a tratarse de una bebida alcohólica.

“El impuesto en el alcohol, el IEPS (Impuesto Especial a la Producción y Servicios) es de un 55 por ciento, más IVA, traes un 71 por ciento, bebidas alcohólicas de 20 a 40 grados de alcohol es de 50 a 55 por ciento de IEPS, pero eso lo paga el cliente, por eso el alcohol es caro en las tiendas”, detalló Bravo.