Monterrey

Balance y comparación del crecimiento
del PIB en la primera mitad del sexenio

OPINIÓN. Las finanzas públicas han mantenido una relativa estabilidad, gracias a los ingresos adicionales proporcionados por la reforma tributaria, así como a los excedentes del Banco de México, lo que ha permitido mantener las finanzas públicas dentro de control.
COMENTARIO
ECONÓMICO

MARCO A.
PÉREZ VALTIER
20 julio 2016 10:3 Última actualización 20 julio 2016 10:11
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

Resulta interesante revisar la evolución y el desempeño que ha tenido la economía mexicana durante los primeros tres años del actual gobierno de Enrique Peña Nieto, y compararlo con el desempeño que mostró la economía mexicana durante los primeros tres años de gobierno de las dos pasadas administraciones, la de Felipe Calderón y la de Vicente Fox, la cual se presenta a continuación.

Durante los primeros tres años de gobierno de Vicente Fox, la economía mexicana no tuvo ni un punto porcentual de crecimiento acumulado en el primer trienio, acusando incluso un año recesivo en su primer año de gobierno. En promedio anual, la economía mexicana creció en solo un 0.3 por ciento.

Por otra parte, durante los tres primeros años de gobierno de Felipe Calderón, el crecimiento acumulado de la economía fue nulo, ya que si bien arrancó bien en su primer año de gobierno, creciendo la economía en un 3.1 por ciento, para su segundo año (2008) el crecimiento ya se había reducido a solo 1.4 por ciento, y para 2009, se registraba una de las más fuertes recesiones, de casi 5 por ciento anual, que hizo que el promedio del crecimiento económico durante los primeros tres años de gobierno fuera prácticamente nulo.

Ahora bien, durante los tres primeros años de gobierno del actual presidente Peña Nieto, el crecimiento acumulado de la economía mexicana supera el seis por ciento, ya que en promedio anual, la economía ha crecido en un 2.1 por ciento cada año, en términos reales.

Cabe destacar que este crecimiento económico se ha obtenido no obstante el entorno internacional adverso, particularmente en lo que se refiere a la desaceleración en el crecimiento de la economía mundial, a la volatilidad cambiaria y a la importante caída en los precios del petróleo.

En efecto, durante el sexenio del presidente Vicente Fox, el precio de la mezcla mexicana de exportación promedió los 34 dólares por barril, mientras que en el sexenio de Felipe Calderón el precio del petróleo promedió los 90 dólares por barril, cerrando incluso arriba de los 120 dólares, para iniciar la debacle en el precio, que lo redujo incluso a niveles de 30 dólares al inicio del año pasado.

No obstante este shock petrolero, las finanzas públicas han mantenido una relativa estabilidad, gracias a los ingresos adicionales proporcionados por la reforma tributaria, así como a los excedentes del Banco de México, lo que ha permitido mantener las finanzas públicas dentro de control.

Así las cosas, por paradójico que parezca, el desempeño económico de este gobierno está mostrando unos resultados muchísimo mejores a los dos sexenios pasados, lo que pasa es que somos de mala memoria, además de la percepción de insuficiencia en la mejoría.kll

* El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.