Baja empleo informal en Nuevo León
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Baja empleo informal en Nuevo León

COMPARTIR

···

Baja empleo informal en Nuevo León

La población ocupada en la entidad disminuyó en 35 mil 124 personas en relación al último trimestre de 2017, mientras que los desempleados aumentaron en tres mil 119 nuevoleoneses en el periodo.

Opinión MTY UANL Cesáreo Gámez
18/05/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Cesáreo Gámez, es profesor de la Facultad de Economía de la UANL.Fuente: Cortesía

Resultados contrastantes para Nuevo León arrojó la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), correspondiente al primer trimestre de 2018, que elabora el INEGI.

Las malas nuevas son que la población ocupada en la entidad disminuyó en 35 mil 124 personas en relación al último trimestre de 2017, mientras que los desempleados aumentaron en tres mil 119 nuevoleoneses en el periodo

Sin embargo, también existen buenas noticias, entre las cuales está que el sector informal absorbió 478 mil nuevoleoneses durante el primer trimestre, esta cifra es menor en 25 mil 730 personas a la detectada en la ENOE correspondiente al último trimestre de 2017, con lo que la Tasa de Ocupación en el Sector Informal (TOSI) se redujo a 20.3 por ciento de la población ocupada en el primer trimestre del año.

La tasa de ocupación en el sector informal en Nuevo León es inferior al promedio nacional (27.3 por ciento) y es una de las más bajas en el país, superada solamente por Chihuahua (15.7 por ciento), Colima, con 18.7 por ciento, Querétaro y Quintana Roo, con 19 puntos porcentuales.

Por otro lado, las TOSI más altas se registraron en Tlaxcala, donde el 41.2 por ciento de la población ocupada se ubica en el sector informal, Guerrero, con el 38.3 por ciento y el Estado de México, donde la informalidad representó el 34.6 por ciento del empleo.

Otro aspecto favorable en el mercado laboral de nuestra entidad fue el aumento en los ingresos de la población ocupada. Durante el primer trimestre de este año, la ENOE informó que los trabajadores de Nuevo León laboraron en promedio 43.4 horas por semana, recibiendo ingresos de 43.7 pesos por hora.

Lo anterior da como resultado un ingreso semanal de dos mil 54 pesos, aproximadamente equivalente a ocho mil 200 pesos mensuales. El ingreso por persona ocupada en Nuevo León fue superior en 31.3 por ciento al ingreso promedio nacional (seis mil 258 pesos mensuales).

Las categorías laborales con mayores ingresos fueron los empleadores y los trabajadores por cuenta propia. Los empleadores recibieron ingresos cercanos a 16 mil pesos mensuales, mientras los que laboran por cuenta propia reciben 11 mil 292 pesos mensuales en promedio.

En cuanto a la generación de empleos, se observaron, como es costumbre, fuertes diferencias entre los diferentes sectores en el primer trimestre del año.

Los sectores que mostraron un mayor dinamismo en Nuevo León fueron la industria manufacturera y los transportes y comunicaciones. En las manufacturas se registró un incremento de 18 mil 992 plazas laborales en el primer trimestre, mientras que las comunicaciones incrementaron en 17 mil 547 los empleos en el lapso de referencia.

Los sectores perdedores en materia de empleos fueron los restaurantes y hoteles, con una contracción de 30 mil plazas, y los servicios profesionales, con una caída de 12 mil 875 plazas laborales.

Sigue creciendo gasto público

El gasto total del Gobierno Federal se incrementó 8 por ciento en términos reales durante el primer trimestre de 2018, de acuerdo con información proporcionada por el INEGI. Este es el crecimiento más alto en los últimos doce meses.

El incremento del gasto federal puede observarse en prácticamente todos sus componentes, destacando el gasto de capital, que incluye infraestructura y obras públicas. Este tipo de gasto se incrementó 39.7 por ciento en el periodo mencionado.

Este comportamiento del gasto es típico de los periodos preelectorales en México y se ajusta al llamado ciclo político presupuestal. En ocasiones anteriores se ha observado que el gasto público se incrementa a tasas superiores al promedio en el último año de cada sexenio, para luego experimentar una reducción en el primer año de la administración siguiente.

La información disponible hasta el momento no permite todavía identificar tasas de crecimiento anormales en los indicadores de actividad económica, aunque se puede detectar señales de dinamismo en la inversión fija, en especial en la inversión en maquinaria y equipo, tanto nacional como importado. Será necesario dar un seguimiento cercano a los indicadores de actividad en las próximas semanas, en especial entes de las próximas elecciones.

El autor es economista dela UANL, con Doctorado en la Escuelade Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Opine usted: cesareo.gamezgr@uanl.edu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.